Educar

Grupo de niños jugando con sus padres

Grupo de niños jugando con sus padres

Evitar errores Es bueno que los niños vivan la experiencia del aburrimiento. En esta situación rebusca en él, aprende a ocuparse de sí mismo, a meditar. Para que se produzca una buena comunicación con los niños hay que respetar sus opiniones. Cuando los juegos que compartimos con ellos cansan o aburren, conviene reconocer estos sentimientos para actuar en consecuencia. Es mejor pasar menos tiempo, pero desear hacerlo. La indiferencia hacia sus juegos les duele, pero hay que dejarles jugar solos. En caso contrario, es probable que se esté proyectando sobre ellos un sentimiento de abandono vivido en la infancia.