¿Cómo es la salud bucodental de los niños españoles?

  • Un estudio realizado por investigadores de las universidades de Salamanca y Granada confirma la buena salud bucodental de los niños españoles. 

No cabe duda de que la sonrisa es la mejor carta de presentación de cualquier persona y ver a los niños reír es uno de los instantes más felices que se pueden disfrutar. Una adecuada higiene bucodental evita posibles problemas tanto del sistema digestivo como emocionales, al favorecer una buena autoestima. Y parece que las familias españolas están en el buen camino. Un estudio realizado por investigadores de las universidades de Salamanca y de Granada confirma la buena salud bucodental de los niños de entre seis y doce años.

Aunque las caries y las enfermedades de las encías siguen siendo los principales problemas, junto a las irregularidades en la posición de los dientes que se pueden corregir mediante ortodoncia, la población infantil ha alcanzado unos estándares adecuados de salud oral gracias a la popularización de las medidas de higiene. A esto se suma una concienciación, cada día mayor, sobre la importancia de la dieta en el cuidado de los dientes. Así, tanto desde los centros educativos, como en los núcleos familiares se favorece el consumo de alimentos naturales y, en consecuencia, un menor consumo de azúcar

Hasta el año 2000, los sucesivos estudios demostraban una gran mejoría en la salud oral infantil, un incremento que se ralentizó al alcanzar los estándares de cuidado e higiene. Desde entonces, los datos son muy buenos y a ello han contribuido también los programas de atención bucodental. De hecho, se observan diferencia entre las comunidades autónomas en las que se implantaron antes y en las que se hizo después. 

Así, la prevalencia de las caries es baja y aunque sigue habiendo casos, la proporción de niños libres de ellas es muy amplia. El estudio se ha realizado entre 2000 menores de entre seis y doce años, edad a la que salen los dientes definitivos. 

También se han detectado frecuentes defectos en la posición de los dientes que, si bien no es una enfermedad bucodental, sí es recomendable tratarlo mediante ortodoncia para favorecer una buena mordida, evitar futuras dolencias y mantener una buena higiene de modo más sencillo.