Teñirse el pelo durante el embarazo

  • Las mujeres embarazadas tienen dudas respecto a numerosas cuestiones, muchas de las cuales tienen que ver con la estética. Saber si pueden teñirse o no es una de ellas. 

Bien por mantener las canas a raya o bien por pura coquetería, son muchas las mujeres que se tiñen el pelo de forma cotidiana. Algunas encontraron su color ideal y son fieles a una marca y un número concreto mientras otras adoran cambiar de imagen y prueban las últimas tendencias con tonos atrevidos y cortes imposibles.

 

Sin embargo, también a muchas les asaltan las dudas cuando saben que están embarazadas y dudan sobre la seguridad de los tintes y diferentes productos cosméticos para el cabello.

 

Durante el embarazo las mujeres notan su cabello más fuerte y abundante. Se trata de una cuestión natural ya que en los meses de gestación se producen cambios hormonales que permiten que el cabello se caiga en menor proporción y que crezca más rápido y fuerte. Esto que es en sí mismo algo positivo, puede ser un contratiempo en los cabellos teñidos, ya que se evidencian antes las raíces del color original del pelo o las canas.

 

¿Qué hacer entonces? ¿Pueden teñirse las mujeres embarazadas? Lo cierto es que la información es escasa, si bien todo indica que en la actualidad los productos supervisados por las instituciones europeas y españolas cumplen unos estándares de calidad y de seguridad que descartan peligro alguno para las gestantes.

 

Los estudios realizados descartan que los tintes que se usan hoy día puedan producir defectos en los fetos o pérdidas del embarazo. Los nuevos productos químicos dañan el pelo mucho menos y son mucho menos agresivos con la piel del cuero cabelludo.

 

De todos modos, la piel puede volverse más sensible durante el embarazo y cabe la posibilidad de que, aunque utilices tu producto habitual, tengas algún tipo de reacción alérgica sin graves consecuencias. Por eso es importante realizar primero una prueba de alergia antes de aplicar el tinte, aunque ya lo hayas utilizado antes.  Así las cosas, teñirse o no, pasa a ser una opción personal, si bien se recomienda utilizar productos naturales y sin amoniaco.

 

Respecto a los productos naturales como la henna, ten en cuenta que también pueden provocarte alergia, especialmente y ya eres alérgica a algunas plantas. Que algo sea natural, no significa que no pueda tener contraindicaciones para tu salud. Por eso también deberás realizar la prueba de alergia sobre tu piel antes de aplicar el producto por todo el pelo y el cuero cabelludo.

 

Una opción que aporta tranquilidad a las futuras mamás es esperar a que pasen los tres primeros meses de embarazo, para volver a teñirse o utilizar productos de coloración temporal como los champuses. Otras mujeres deciden eliminar cualquier tipo de riesgo químico y no vuelven a teñirse hasta que, tras dar a luz, terminan de dar el pecho a sus bebés pasados varios meses o incluso años.

 

Si bien la decisión de teñirte el pelo es algo personal ya que parece que el feto no va a verse directamente afectado por los productos químicos que pueda contener, otros tratamientos para el cabello como el alisado con keratina o las permanentes debes descartarlos completamente, así que si estás pensando en tener un bebé, no está de más hacer una puesta a punto capilar antes para verte perfecta durante los nueve meses de gestación.