Cómo hacer amigos

  • ¿Por qué es importante que nuestros hijos tengan amigos? Que el niño pueda establecer lazos afectivos fuera del núcleo familiar favorece su maduración, porque desplaza sus vínculos amorosos a otros que están fuera de ese ámbito. Aunque cueste creerlo, existen padres que no aceptan que sus hijos tengan sus amigos, ya que preferirían cubrir todas sus necesidades afectivas. Por el contrario, son muchos los que se preocupan si sus hijos no tienen amigos.

La amistad es algo que se aprende poco a poco, y no significa lo mismo a los cuatro años que en la adolescencia.

Diferntes etapas

Cuando el niño es muy pequeño, su vida gira en torno al adulto y sus iguales apenas le importan. Dedica sus primeros dos años a diferenciarse y a afirmar su persona; por ello, todo lo quiere hacer solo. Pero, cuando empieza a tomar contacto con otros niños para jugar, surgen los primeros conflictos derivados del descubrimiento de la existencia de los intereses de otro. Sin embargo, este incipiente reconocimiento de la diferencia entre él y los demás será la base para la construcción de las futuras amistades.

A los cinco años, aún está muy influido por los valores de los padres y prefiere amigos que satisfagan a éstos. Al mismo tiempo, hace sus elecciones según una lógica propia: me gusta fulanita porque es pelirroja.

El valor de tener un amigo

Con seis años, la amistad cobra importancia y el niño sufre mucho la exclusión cuando, por ejemplo, su amigo prefiere a otro.

A partir de los siete, la maduración del pensamiento favorece la capacidad de ponerse en el lugar del otro y así comienza la época de los juegos en grupo. Alrededor de los 10 años, es el tiempo de la verdadera amistad y las relaciones, que normalmente se producen entre niños del mismo sexo y que son llamativas por su intensidad. Estos vínculos anticipan a los primeros amores que vendrán más adelante.

¿Qué papel deben tener los padres?

- Rechazo. Normalmente, los niños no necesitan de los mayores para hacer amigos, aunque a algunos no les resulta fácil. Es aquí cuando los padres se preocupan e intervienen, incluso preguntando a otros niños si quieren jugar con su hijo y creando una situación rechazada por casi todos.

- Apoyo. Sin embargo, es muy importante facilitar el contacto, por ejemplo, en vacaciones, propiciando las ocasiones para que conozcan a otros niños. Si están en periodo de colegio, siempre ayuda a fortalecer la amistad que algún día el amiguito o la amiguita se quede a dormir en casa, y prepararles algunos juegos.

- Problemas. Debemos admitir que, en ningún caso, las amistades se pueden forzar. Cuando la dificultad es extrema, y el niño ni siquiera se relaciona con amigos del colegio, podríamos pensar que existe algún conflicto que es necesario tratar.