El alquiler de casas para las vacaciones tiene cada vez más adeptos entre las familias. Entre las principales ventajas están el precio y la posibilidad de organizarse con las comidas y las actividades con sus propios horarios y gustos.