Teach a talent: un mundo por descubrir

  • Todos los niños esconden un talento y, cuantas más cosas prueben, más posibilidades tendrán para encontrarlo. Este es el lema de Teach a talent, un proyecto social que nace con el objeto de descubrir a los niños mundos nuevos.

La curiosidad, en ocasiones denostada por aquello de que mató al gato, es una virtud que nos lleva a conocer el mundo y que nos acompaña en nuestro aprendizaje. Los niños la mantienen intacta y gracias a ella experimentan, prueban, tocan, abren cajones… Quieren saberlo y conocerlo todo. 

¿Cómo hacer para que los pequeños puedan probar cosas distintas y así descubrir cuál es su talento? ¿Cómo acercarles a diferentes universos que les muestren lo que más les gusta en la vida? Teach a talent nace como una oportunidad excelente para despertarles la curiosidad y ayudarles a detectar nuevas pasiones.

La plataforma está en marcha desde junio pasado y ya cuenta con más de 100 voluntarios de todo el mundo con presencia en diferentes continentes. Gracias a Teach a talent los niños pueden conocer el encanto que se esconde tras las especias, el jabón, la escritura, la guitarra, los nudos y un sinfín más de interesantes propuestas.

El proyecto ha tenido una respuesta fantástica y su fundadora, Nuria Pérez Paredes, responsable además de la empresa Creativity Hospital, se muestra emocionada. Ella misma nos ha explicado por qué existe Teach a talent: "Nace de un par de necesidades que detecto en las visitas que hago con mi empresa a los centros educativos y a las familias. Se trata de saber qué es lo que motiva a los niños".

"En el sistema actual -continúa Nuria- hay poca imaginación, tanto en los colegios como en la oferta de actividades extraescolares. Además, hay padres que no pueden llevar a los niños a todo lo que quieren probar, por un lado porque es caro y no pueden hacer un montón de cosas hasta que encuentran lo que les gusta, y por otro por la distancia. Hay lugares en que la oferta está muy limitada".

"La otra razón es una obsesión personal, ya que considero que los niños tienen que volver a tratar con los adultos. En la actualidad no tienen apenas relación con los adultos que les rodean y no entran en mundos nuevos. Antes estaban en la calle y hablaban con el panadero, con el herrero…", señala.

Para conseguir todo esto ella ha creado Teach a talent. "Se trata de un proyecto social formado por una serie de voluntarios apasionados con lo que hacen y con ganas de compartirlo. Nosotros somos intermediarios y ponemos en contacto a las familias con los voluntarios. No se trata de una clase particular sino de un acercamiento breve que puede abrir las puertas a un mundo nuevo", explica.

Teach a talent actúa como nexo de unión entre los interesados y los voluntarios. Les facilita el contacto y luego son ellos los que se comunican y quedan para compartir la experiencia. 

Existen tres categorías: presencial, 'long distance' y tiendas. En el presencial el voluntario y varios niños quedan para hacer juntos la actividad. Para aquellos que no pueden existe el modelo 'long distance', en el que se conectan con voluntarios de todas las partes del mundo. Hay ejemplos para todas las edades. Desde cocina, manualidades o trabajo con vidrio para los mas pequeños hasta economía, hasta física o meteorología para los mayores.

En la categoría de tiendas, finalmente, se incluyen locales comerciales identificados con una pegatina como "amigos de los niños" en los que, más que poder, se debe preguntar, curiosear e incluso tocar.

Para seleccionar a los voluntarios hay dos vertientes. Por un lado, la presencia en redes sociales, de modo que los responsables de Teach a talent puedan ver dónde trabajan, cuál es su actividad y recabar diversa información del voluntario. Por otro lado, cuentan con una red de madres "probadoras". Los voluntarios tienen que demostrar que de un modo u otro han trabajado anteriormente con niños para poder formar parte de la red de Teach a talent.

"El próximo paso es crear mapas de rutas para las tiendas y desarrollar así lo que puede convertirse en una alternativa turística para recorrer las ciudades visitando estos negocios”, explica Nuria Pérez. "Además, queremos lanzarlo en Estados unidos, pero queremos ir poco a poco", añade. Actualmente, el proyecto no cuenta con ningún tipo de financiación más allá de "la pasión de los voluntarios y el empeño de mis compañeros en Creativity Hospital", indica.

Para la fundadora de Teach a talent, el sistema educativo actual no responde en absoluto a las necesidades del mundo laboral que busca personas creativas e innovadoras. "Nos formamos como hace 100 años, basando la educación en la memorización. Sin embargo, debe haber más diversificación del talento y más exploración en investigación en las aulas", sostiene.

"Los estudiantes de ahora tienen que ser capaces de inventar un futuro nuevo porque el que ahora existe ya no nos vale", afirma la creadora de una plataforma con la que pretende contribuir a todo ello. "Sería maravilloso que los profesores usaran Teach a talent y conectaran su clase con una de Mozambique para ver cómo es un día allí y cómo viven", arriesga.

El ensayista estadounidense Elbert Hubbard afirmaba que "existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos". Pues para reconocer a los que tenemos en casa podemos ayudarnos de este proyecto que además nos aportará una interesante experiencia.