Llama a tu ginecólogo si...

  • Si presentas algunos de los siguientes síntomas no dudes en consultarlos con tu obstetra, lo antes posible.

Hemorragia vaginal. Si tienes pérdida de sangre, independientemente del tiempo de embarazo.

Pérdida de líquido amniótico. Si pierdes líquido transparente por la vagina puede significar una rotura prematura de la placenta.

Contracciones. Si son dolorosas y rítmicas durante más de una hora y no estás en fecha de parto.

Fiebre. Si tu temperatura corporal alcanza los 37,5 grados centígrados puedes sufrir complicaciones o tener contracciones. Acude a urgencias ginecológicas para que te administren un tratamiento adecuado.

Presión arterial alta. Si la tienes por encima de 140/90, podría significar que sufres una enfermedad propia del embarazo llamada preeclampsia.

Vómitos. Son un síntoma frecuente durante las 12 primeras semanas del embarazo, pero si persisten, podrían corresponder a enfermedades digestivas como la gastritis o una intoxicación alimentaria.

Crecimiento acelerado del abdomen acompañado de dolor. El aumento de volumen en forma acelerada puede ser un síntoma de un aumento exagerado del líquido amniótico (polihidramnios) provocado por alguna complicación del embarazo.

Picazón. El ardor en la zona vulvar puede revelar una infección vaginal.

COMBATE LAS ESTRÍAS

• Durante el embarazo, la piel del abdomen puede llegar a estirarse hasta 10 veces más de su estado normal.

• Las estrías aparecen en el vientre, las caderas, el pecho y los muslos.

• Lo fundamental durante este período es que las fibras elásticas de la piel aguanten en buen estado hasta alcanzar el volumen necesario. Para conseguirlo, aplícate a diario crema antiestrías o aceite de rosa mosqueta.