Inquietas, disciplinadas, tenaces y creativas, estas cuatro mujeres firman los proyectos de decoración del momento, aquellos de los que todo el mundo habla. Hablamos con ellas para que nos descubren el secreto de su éxito, que brilla con luz propia en el firmamento del interiorismo.

Alba Hurlé y Alicia Martín (Cousi), la pareja más cálida

Del vocablo inglés 'cozy', cálido en español, este tándem tomó su nombre de guerra: Cousi. “Nos gusta como resume la esencia de nuestro trabajo”, puntualiza Alba (Madrid, 1977) formada por la Universidad Complutense de Madrid y con un curso de interiorismo por IED (Instituto Europeo de Diseño). 

“Nos conocimos trabajando en un estudio de arquitectura hace seis años. La decoración de una boda de una amiga fue el encargo decisivo para dar el salto y asociarnos”, puntualiza Alicia (París, 1982), que estudió en Créasud Bordeaux y en la Universidad Politécnica de Madrid.

“Nuestros proyectos son muy diferentes y en restauración es vital la diferencia. Buscamos la calidez del espacio y el confort físico y visual”, afirma Hurlé. Los restaurantes madrileños Ten con Ten, El Paraguas, Pract & Co, Do Eat! o la tienda Belgrave 1820 llevan ya la etiqueta Cousi; y ahora están embarcadas en un mercado gastronómico y en un restaurante-discoteca. 

Sus claves de estilo 

1. “Nos inspiramos en los viajes que hacemos, tomamos muchas fotos y nos gusta investigar en diferentes culturas. Con todo ese material empezamos a dibujar bocetos que acaban siendo el alma de cada proyecto. Trabajamos con planos 2D y perspectivas 3D”. 

2. “Uno de nuestros materiales preferidos es la madera, por su infi nidad de formas, texturas y colores. Nos encanta natural y mate. También nos gusta el latón y el cobre, que ofrecen un contraste interesante con la madera y le añaden un toque sofi sticado”. 

3. “Entre nuestros mandamientos está crear siempre un rincón especial, las lámparas, los desniveles, la luz natural, los colores neutros y alguno fuerte como contrapunto, y las plantas”. 

4. “Nos gusta mezclar materiales y los muebles y objetos antigüos”. 

5. “El minimalismo es un concepto anticuado. Lo que se lleva es crear espacios acogedores y recuperar elementos de otras épocas, reciclar y mezclar estilos”. 

6. “En la mesa de trabajo de nuestro estudio siempre hay cuadernos Moleskine para apuntarlo todo, bolígrafos, metros y lápices de colores”. 7. “Veneramos los proyectos de interiorismo de la tienda de Hermès en París y del Hotel Ett Hem de Estocolmo”.


Blanca Fabre, conjuntos únicos 

En el ADN de esta interiorista de 26 años figura la decoración con mayúsculas. No en vano su madre es la conocida Patricia Sanchiz y su tío, el venerado Pascua Ortega. Tras sus estudios en la Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona, Fabre se inició con Sanchiz dos años para más tarde pasar tres trabajando junto a su tío. 

“Me atraía la hostelería, el cine y la arquitectura, pero me decidí por este oficio porque pensé que englobaba todo lo que me apasionaba: el arte, las antigüedades y el diseño”, comenta. 

Respecto a su estilo, rechaza etiquetas: “Creo espacios armoniosos, donde las personas se encuentran cómodas, y me adapto a cada cliente, por lo que no me gusta hablar de un estilo concreto sino de un hilo conductor que comparten mis obras”, apunta. Viviendas en Madrid, Barcelona, Londres, Palma de Mallorca y un proyecto con su madre en Arabia Saudí figuran en su currículum particular, tras independizarse apenas hace un año. 

Sus claves de estilo 

1. “Me encanta el reto de colaborar con arquitectos, ingenieros y paisajistas en un proyecto, como el de una casa de campo en Palma de Mallorca, en un terreno de viñedos en el que estoy trabajando actualmente”. 

2. “Apuesto por los materiales naturales como las maderas y las piedras, porque cada pieza es diferente y dota de naturalidad los espacios”. 

3. “Juego con materiales duros, como el vidrio, el espejo o los metales para romper”. 

4. “Admiro la genialidad que imprime a cada proyecto mi madre y su visión espacial; y considero que Pascua Ortega es el número uno en materia de iluminación. También aprecio la pureza de Pierre Yovanovitch y la sofisticación de Jean Louis Deniot”. 

5. “Mi estudio es un piso céntrico de Madrid, al lado del Hotel Palace, que me cautivó. Tras su reforma, me establecí hace cinco meses. En mi mesa siempre hallarás un escalímetro, rotuladores de colores, una libreta, planos, mi ordenador y un jarrón con flores”. 

6. “Entre mis mandamientos de estilo figuran dar prioridad a la iluminación, jugar con proporciones y volúmenes, perseguir la armonía, e inyectar a cada proyecto una sabia dosis de sofisticación y exclusividad”. 

7. “Me hubiera encantado hacer la discoteca Studio 54 de Nueva York y me parecen un ejercicio de interiorismo sublime el Hotel NoMad, el restaurante Ammo ammo de Hong Kong) y el Prunier de París”. 

 

Alejandra Pombo, apasionada de las mezclas 

Graduada en arquitectura de Interiores por la Universidad Politécnica de Madrid, esta treintañera se formó con el maestro Pascua Ortega y, tras seis años en su estudio, en el 2009 se instaló por su cuenta. “Desde muy pequeña tenía claro que quería dedicarme a mi “hobby” favorito: la decoración. Mi madre es interiorista y restauradora, y lo he vivido muy de cerca”. 

La reforma de la casa de unos amigos fue su primer encargo y, desde entonces, residencias particulares casas de campo, el Instituto de Medicina Estética de Maribel Yébenes y el restaurante Mr. Frank (ambos en Madrid), entre otros, llevan su nombre.

“Para ejecutar un buen anteproyecto hay que establecer un listado de necesidades con cada cliente, conocer sus gustos, su forma de vida...”, declara. “Mi estilo es neutro y acogedor y me encantan las mezclas, pero lo vital es que cada obra que emprendo hable del cliente”, apostilla, mientras acuña una frase: “No creo que haya muchos elementos que me distingan, sino mucha gente que se identifica con mi estilo”. 

Sus claves de estilo 

1. “Admiro profesionalmente, cómo no, a Pascua Ortega y a Luis Puerta, Isabel López Quesada y Tomás Alía”. 

2. “Mi despacho es muy funcional y luminoso y está ubicado en una vivienda unifamiliar en Aravaca. Valoro la tranquilidad que me ofrece para diseñar. Está siempre lleno de planos y materiales y de objetos que atesoro de mis visitas a anticuarios y mercadillos por todo el mundo”. 

3. “Sobre mi mesa de trabajo siempre encontrarás telas, piedras y muestras. Me encanta que mis clientes toquen y sientan las texturas que les van a envolver”. 

4. “Valoro poder diseñar los muebles de cada proyecto, rastrear por muchos anticuarios en busca de piezas excepcionales y adoro las lámparas de Tom Dixon”. 

5. “En mis trabajos, la madera, tratada de formas muy diversas, está muy presente junto a la piedra, el hierro patinado o al natural, el latón envejecido y las lacas, en brillo o mate”. 

6. “Mi estilo es neutro, acogedor y me apasionan las mezclas”. 

7. “En España me encanta el restaurante madrileño La Gabinoteca (lagabinoteca.es) porque es un proyecto diferente, y A cantina de Santiago de Compostela, obra del estudio Nomada. El hotel W Retreat & Spa en Vieques Island, Puerto Rico, diseñado por Patricia Urquiola y el restaurante Yellow Treehouse de Auckland son otras dos joyas”.