Es la presidenta de la Confederación de Federaciones y Asociaciones de Viudas de España (CONFAV), una de las 400 agrupaciones que hay en España. Reclama participar en la toma de decisiones que les afecta y las pensiones de viudedad como un derecho ganado a través de las cotizaciones de sus maridos.

"En España, existen más de 400 asociaciones de viudas, la mayoría agrupadas en CONFAV, que representa a cerca de 300.000 de ellas. Reclaman participar en la toma de decisiones que les afecta. “Siempre quedamos al margen de las negociaciones entre el gobierno y los sindicatos, y nuestras necesidades han permanecido en el anonimato”, explica Dolores. Las pensiones son una de sus grandes preocupaciones. “Se trata de un derecho ganado a través de las cotizaciones de nuestros maridos; es fruto de la aportación de ellos durante años a la Seguridad Social y no una limosna”, explica. “El golpe de ser viuda es muy duro. El riesgo que tienen las mujeres de sufrir depresión se triplica cuando enviudan”, cuenta Dolores. Si a esto se le une que la viuda mayor queda marginada socialmente, no tiene capacidad de incorporarse al mercado laboral y vive de la pensión de su marido, la situación empeora. “Realizamos una importante labor social no reconocida, como cuidar de nuestros nietos; somos una fuerza de trabajo de apoyo a la sociedad que no recibe nada a cambio”, se queja. Una petición: “Que la pensión se fije en el 70% del sueldo base de nuestros maridos y no como ahora que es tan sólo del 52%”".