• Explotación: tiene 250 colmenas repartidas en los montes de Patones (Madrid).
• Tipos: produce tres variedades de miel ecológica: multifloral, de romero y de roble.
• Producción: en buen año producen en torno a 4.000 o 5.000 kilos de miel ecológica en total. En 2006 sólo produjo multifloral y de roble debido a que llovió muy poco.

"Todo comenzó hace 20 años cuando mi marido compró un par de colmenas como afición. Con el paso de los años, fuimos adquiriendo más y hace cinco decidí producir miel ecológica porque es más beneficiosa para la salud y porque las abejas, con tanta química, morían mucho antes. Es un trabajo muy costoso y duro, ya que las colmenas pesan mucho, hay que mantener limpios los cuadros y vigilar que las abejas estén sanas; pero también es una labor muy satisfactoria cuando en primavera recogemos toda la miel de las 200 colmenas que tenemos repartidas por los montes.

A pesar de llevar tanto tiempo en contacto con las abejas y de ir protegida con el mono, los guantes, la careta y las botas, no me libro de los picotazos. Menos mal que, como ya estoy acostumbrada, no me duelen. En la explotación producimos tres variedades de miel: la de romero que es blanca, la multifloral que tiene un tono dorado y la de roble que es negra. El tarro de un kilo de miel ecológica cuesta ocho euros y, aunque es un poco más cara que la normal, compensa comprarla porque cunde más, no se estropea y además no contiene nada de química.

Mi miel es conocida no sólo en Madrid, sino también en otras provincias. De hecho, cada año, cuando se aproxima el otoño, viene gente desde Andalucía, Cáceres y La Mancha a comprar tarros de miel para pasar el invierno sin catarros ni resfriados. Este oficio es muy agradecido, pero también sacrificado, tanto que mis hijos ya me han dicho que ellos no quieren encargarse de las abejas en el futuro".