Es neurobióloga e investigadora del Programa Genes y Enfermedad del Centro de Regulación Genómica (CRG), de Barcelona. Tiene 48 años. Es una de las investigadoras punteras en neurobiología del síndrome de Down, madre de cuatro hijos, vocalista del grupo de rock ReStarT y ha formado con su hijo mayor otro grupo, Generación M. Su primer disco, “Realidades paralelas”, tiene canciones escritas por chicos con Down. ¿Su secreto? “Estirar” el día, de las cinco de la mañana a las 12 de la noche. “Si tienes ganas de hacer cosas, tu cerebro y tu cuerpo te siguen”.

Los inicios
“De pequeña sentía curiosidad por saber qué nos hacía comportarnos de una manera o de otra. Mi padre era un neurocirujano muy moderno y mi madre es pintora, con una visión del mundo muy particular. Intenté hacer clínica, pero me metía demasiado en la piel del paciente”.

Su mayor satisfacción
“En el fondo los investigadores somos cotillas. La mayor satisfacción es plantear una pregunta y ser capaz de responderla. Como cuando descubrimos, en un modelo de ratón trisómico, por qué la plasticidad necesaria para que la información quede almacenada no perdura. A partir de entonces se han abierto líneas de investigación”.

El papel de la mujer
“Por desgracia, sigue siendo un inconveniente. Aunque las bases sean femeninas, ellos tienen el poder de decisión. Creo que porque aún hay estereotipos que cumplir y en muchos centros no se apoya la movilidad, las interrupciones por maternidad, el teletrabajo…”.