La Nena es la única gitana que ha reclamado ante el Tribunal Constitucional y el de Derechos Humanos de Estrasburgo. El TC le negó el derecho a una pensión de viudedad por estar casada por el rito gitano, una decisión que considera racista y que no atiende ni a su raza ni a sus costumbres.

"La Nena, como es conocida en el barrio madrileño donde vende flores, es una luchadora. Durante más de cuatro años ha estado esperando a que el Tribunal Constitucional decidiera si tenía o no derecho a una pensión de viudedad al estar casada por el rito gitano. Pero de nada sirvieron los seis hijos, los 29 años de unión con Mariano, las más de dos décadas de cotización de él como albañil a la Seguridad Social... la respuesta del tribunal ha sido negativa. “Es una decisión racista. Dicen que mi boda no es legal y no han mirado por mi raza ni por nuestras costumbres. Es como si no hubiera estado casada y no tengo derecho a nada. Creo que no se ha hecho justicia”, cuenta indignada. Pero no se rinde: “Vamos a ir a Estrasburgo porque allí no discriminan a los diferentes como yo. Tengo que luchar; es el único camino que me queda. No me veo toda la vida vendiendo flores. Me siento cansada y me gustaría tener un dinero fijo para montar un pequeño negocio. En casa vivimos nueve personas. Dos de mis hijos aportan algo, pero yo quiero dejar las calles. Me gustaría montar una pequeña floristería”. Un sueño que dependerá del cuarto y último juicio. Ya no podrá recurrir en ningún otro tribunal".