• Explotación: una hectárea en el Valle del Oteruelo (Madrid) en la que tiene seis fincas.
Especies: cultiva hasta 15 tipos diferentes de hortalizas ecológicas y los vende en una tienda que ella misma abrió en Villalba (Madrid).
Producción: en torno a 1.000 kilos de cada tipo de hortaliza por temporada.

"Siempre me ha interesado mucho el tema del medio ambiente y la agricultura ecológica. Esta aventura empezó cuando me ofrecieron una finca para el cultivo y me lancé de cabeza. En unas huertas de unos 10.000 m2 cultivo, junto con mi pareja y un par de amigos, desde tomates, puerros, repollos, judías y calabazas hasta lechugas y todo tipo de frutas libres de herbicidas y abonos químicos. Además, en Moralzarzal (Madrid) tengo un invernadero donde planto acelgas y berenjenas.
 
Hace unos años, decidí abrir una tienda para vender todos estos productos y fue un acierto. Cada día vienen a hacer la compra desde pensionistas, a gente del sector o amas de casa. La clave del éxito: quien prueba un tomate orgánico repite, porque la calidad es impresionante y su aroma y su sabor es como el de otros tiempos. Nosotros trabajamos la tierra y las hortalizas desde que las plantamos hasta que las vendemos con mimo y esto se tiene que notar tanto en el plato como en la salud de cada cliente.

Sin embargo, los nuevos agricultores nos encontramos con grandes obstáculos para salir adelante porque falta información dirigida al consumidor. Por ello, de vez en cuando doy charlas en los colegios para dar a conocer a los chavales el cultivo ecológico y sus beneficios para la salud. No hay que olvidar que la alimentación es fundamental para estar contento y sano".