Donde en otras artistas de su edad (26 años) hay atrevimiento y provocación, en la guipuzcoana Miren Iza hay timidez e introspección. El papel de “chica mala” no va con ella, “de hecho, intento ser buena, aunque no siempre lo consiga”. Lo suyo es retratar, al son de una guitarra acústica, la angustia y la desesperación con un sonido reposado y dulce, que ha hecho que la comparen con Cecilia, aunque nunca ha oído un disco entero de ella. Pese a este carácter intimista, las historias de su primer disco, “Sólo me has rozado”, provienen del mundo exterior “porque afortunadamente nunca me ha pasado nada traumático”.

Sus orígenes están en el grupo de punk-rock Electrobikinis, pero en su nueva encarnación bajo el nombre de Tulsa, el grupo con el que se ha lanzado a componer y cantar en castellano, ha optado por el rock americano, en la línea de Christina Rosenvinge o Nacho Vega, porque ni sus referentes ni su universo son sólo femeninos. “No creo que una cosa hecha por una mujer sea mejor que la de un hombre. Pero no por eso voy a dejar de reivindicar mis derechos”.

UNA PELÍCULA: “Una historia verdadera”, de David Lynch.

UN LIBRO: “El arrancacorazones”, de Boris Vian.

UN DISCO: “Abbey Road”, de los Beatles.

UNA PERSONA REFERENTE EN TU VIDA: mi abuela.

UN ÍDOLO: Woody Allen.

UNA FOBIA: la PlayStation.

UNA FRASE QUE TE DEFINA: “Me lo pones difícil...”.