• La separación de los Sarkozy ha tenido mucho que ver con el desgaste de la pareja –que ya vivió una fuerte crisis hace un par de años–, pero también con la incómoda situación en la que se vio situada Cecilia. Ella ha declarado, en más de una ocasión, que odiaba encontrarse en el centro de la atención pública.

• “Para él es como si a un violinista le hubieran dado un Stradivarius, de repente tiene la posibilidad de practicar su arte. No es lo mismo para mí... Yo soy alguien a quien le gusta estar en las sombras, que le gusta la serenidad, la tranquilidad”. Cecilia hacía estas declaraciones en una entrevista concedida a la revista Elle, dos días después de que el Eliseo anunciara el divorcio de la pareja.

• El matrimonio de los Sarkozy no es el único que se ha roto mientras uno de sus miembros ocupa el más alto cargo de un Estado. Nelson y Winnie Mandela (Sudáfrica); Ricardo Maduro y Aguas Ocaña (Honduras); Carlos Menem y Zulema Yoma (Argentina) y Hugo Chávez y Mª Isabel Rodríguez (Venezuela) han protagonizado alguna de las separaciones más sonadas.