Entró en la carrera por la Presidencia de Argentina de la mano de su marido, el actual presidente Néstor Kirchner. Senadora por la provincia de Buenos Aires y defensora de los derechos humanos y la actividad política para las mujeres, han surgido dudas sobre su título universitario. Su nombre no consta ni en la Universidad ni en el Colegio de Abogados. En un encuentro con empresarios españoles, dejó una estela de errores y desconocimiento de política económica. La tildaron de “frívola populista”.