Azafata, filóloga (rama de español) y devota ortodoxa tras un accidente de coche que casi la mató, Lyudmila se mantiene en segundo plano. En sus escasas apariciones reitera su apoyo a su marido y habla de la unidad familiar o, como mucho, de la educación.