mujerHoy

belleza

Mitos y verdades sobre el aceite facial

¿Aún tienes miedo a usar un aceite en tu rostro? ¿Crees que te saldrán granitos? ¿Que tu piel no lo necesita? Vamos a resolverte las dudas sobre el producto de belleza que tienes que incorporar a tu rutina si superas los 30.

El aceite facial es el nuevo 'must have' de los tratamientos anti-edad.
El aceite facial es el nuevo 'must have' de los tratamientos anti-edad. Adobe Stock

Primero fueron los aceites corporales, luego los aceites para el cabello y no podían faltar los aceites para el rostro. Es un producto de belleza que poco a poco se está haciendo un hueco en el neceser de muchas mujeres.

Sus beneficios son múltiples, sobre todo anti-edad. Los aceites faciales ayudan a mitigar las líneas de expresión y a aumentar la luminosidad del rostro. Se trata de aceites secos que no provocan grasa, ni brillos. Pero todavía hay muchas mujeres que no se animan a incorporarlos a su ritual de belleza por las dudas y sospechas que levantan.

Con ayuda de Laura Romero, directora de formación de Guerlain, vamos a repasar algunos mitos y verdades sobre el aceite facial.

  • No se absorben fácilmente. Falso. Los aceites son absorbidos directamente por la capa superior de la epidermis, donde actúan mejorando la función barrera. Los lípidos de la piel tienen gran afinidad por otros lípidos (es decir, los aceites) por lo que no solo se absorben rápidamente, sino que además tienen una gran capacidad de penetración, consiguiendo que sus activos actúen en las capas más profundas.
  • Produce brillos. Falso. Un buen aceite no brilla, entre otras razones porque la piel lo absorbe rápidamente. Lo que sí hace es aportar luminosidad al mejorar la hidratación y nutrición de la piel. Con el aceite la piel queda luminosa, jugosa y las arrugas se difuminan.
  • Causan granos. Falso. Los aceites minerales sí pueden causar granos, pero los aceites secos y de cosmética de calidad, no. Tanto por su formulación, como por la selección de sus aceites, éstos se absorben rápidamente, y no cierran los poros.
  • No hidratan. Falso. El cemento que une las células de la epidermis entre sí son los lípidos: aceites que las mantienen cohesionadas. Y cuando esa barrera epidérmica está compacta, la piel está sana y se ve luminosa y radiante. Al aportarle lípidos afines con la piel a través de un buen aceite facial, estamos dando a la epidermis la cantidad justa de los aceites que mejoran la función barrera, lo que se traduce en una menor pérdida de agua transepidérmica.
  • Solo para pieles maduras. Falso. La piel comienza a envejecer antes de los 25 años, aunque los signos externos tardan más en apreciarse, pero incluso a edades tan jóvenes la barrera lipídica comienza a sufrir y se ralentiza la regeneración celular. Por eso es tan importante prevenir, y los aceites son excelentes para ello dado que ayudan a mantener la cohesión de la barrera epidérmica. Y si está en buen estado, será más fuerte, más resistente, más sana y estará protegida.

¿Y qué lugar deben ocupar en el ritual de belleza?

El aceite facial es diferente al sérum, pero puede ocupar su lugar, por ejemplo por la noche. También puedes usarlo junto a tu crema, añadiendo unas gotas. E incluso junto a tu base de maquillaje. En general es mejor usarlos por la noche, pero muchos de los que te presentamos en esta selección, los puedes usar también por el día.

Es importante, eso sí, echarte muy poca cantidad. Lee las instrucciones del fabricante, pero en líneas generales, será suficiente con 2 o 3 gotas para el rostro y el cuello. Después de limpiarte bien, aplica unas gotas de aceite facial y luego continúa con tu crema habitual.


Horóscopo