mujerHoy

celebrities

Bimba Bosé cumple 41 años convertida en un ejemplo

La modelo, cantante, actriz y Dj llega a lo 41 años en un duro y delicado momento personal. En plena lucha contra el cáncer desde que se lo diagnosticaran en 2014, la sobrina de Miguel Bosé nunca ha perdido ni la esperanza ni la sonrinsa.

Bimba Bosé en la clausura de Madrid Fashion Film Festival con traje de David Delfín.
Bimba Bosé en la clausura de Madrid Fashion Film Festival con traje de David Delfín. Gtres

Hoy hace un año que estrenó década, la de los 40, Eleonora Salvatore, más conocida como Bimba Bosé. 41 son los que cumple la hija de Lucía Dominguín y Alessandro Salvatore, nieta de Lucía Bosé y sobrina de Miguel Bosé. Por esto no es extraño que Bimba haya destacado en el mundo de la moda, la música y la interpretación. Los genes son los genes, el arte corre por sus venas y ningún género artístico se le resiste. De rasgos portentosos y belleza andrógina siempre fue la más libre de la familia y desde el principio se alejó de los clichés que la encasillaban. La espontaneidad y el sentido del humor son su sello, al que ha sumado una permanente sonrisa que ni el cáncer ha podido borrar.

"Es lo que hay que hacer, la vida sigue"

Fueron las palabras de Bimba al anunciar que había sufrido una recaída en su enfermedad. En abril de 2014 se sometió a una mastectomía debido al cáncer de mama que le diagnosticaron. Optimista y sin tener miedo a la palabra metástasis, se convertía en un ejemplo implacable de lucha, porque de fortaleza ya lo era. Al igual que su amigo y socio David Delfín que, ironía del destino, se encuentra en la misma lucha.

Pero este bache en su salud no le ha frenado. Como tampoco lo hizo considerarse un fracaso escolar. "Tengo papeles que lo demuestran” ha comentado en alguna ocasión. La verdad es que no recuerdo sus notas en el colegio Sagrada Familia de Badajoz, donde coincidimos. Era de las mayores y su paso por él nos abrió al resto de alumnas la vía para personalizar el uniforme y nuestra vida sin temer a salirnos de la senda marcada. Por ese entonces, lo que le dijeran las monjas también se 'la sudaba'.

La canción fue su vocación, de ahí que su debut musical fuera en 1993 en el sevillano Prado de San Sebastián con toda su familia entre el público. Dos años después protagonizó la ópera rock ‘Las botas rojas’ y en 2007 fundó ‘The Cabriolets’ junto Diego Postigo, padre de sus hijas, Dora (12) y June (5), con quien se casó en 2006. En este grupo escuchamos su voz tanto en inglés como en español. 2007 también fue el año en el que formó un dúo con su tío Miguel. Juntos interpretaron ‘Como un lobo’ para el disco ‘Papito’, en el que el cantante contó con numerosas colaboraciones de amigos y compañeros. Todo apunta a que la saga continúa, ya que su hija mayor, Dora debutaba este año junto a ella en el programa ‘Levántate All Stars’ dedicándole una canción a David Delfín. La actuación emocionó a público y espectadores y desató las lágrimas de Mario Vaquerizo y Alaska.

Cantar y pinchar música no es lo único que se le da bien a Bimba. Desfilar también. La moda se cruzó en su camino en el año 2000 y, tras aparecer en Gaudí de la mano de la diseñadora Lydia Delgado, el mundo de las pasarelas se puso a sus pies desfilando desde París hasta Tokio, pasando por Milán para diseñadores como Alexander McQueen Lagerfeld, Versace y un largo etcétera. Tampoco se le ha resistido el mundo del diseño, de ahí el tándem que formó con David Delfín, ni el de la interpretación, sonado ha sido su cameo en 'Julieta' de Pedro Almodóvar, también junto al diseñador malagueño.

En la actualidad comparte su vida con el modelo Charlie Centa, en quien ha encontrado 17 años menos que ella y una madurez mayor de que ella misma asegura tener. “No es una cuestión de edad, sino de la persona y del carácter”, comenta. Desde que se conocieron se aman, se ayudan y hasta en ocasiones se parecen. Sus vidas se cruzaron de una manera muy particular, él iba patinando por las calles de Madrid y ella le invitó a presentarse al 'casting' para el desfile que estaba organizando. Bimba lo tuvo claro desde el primer momento, como todo en su vida. Ser auténtica es el rumbo que ha marcado su vida, un camino que no la mayoría entiende y que en muchos despierta admiración y aplaudimos. ¡Felicidades Bimba! Y ojalá, parafraseando a Tico Medina, terminés con el mal que te habita.