mujerHoy

celebrities

Álex González: “Esta profesión es más tirana con las actrices”

Nos encontramos con el actor en Madrid, donde presentó una campaña, nos habló de sus proyectos profesionales y nos confirmó que sigue soltero y sin compromiso.

Ha pasado una temporada en Los Ángeles, pero ya está de vuelta. Al menos por un tiempo, el que tarde en decidir sus nuevos proyectos. Álex Gónzalez vuelve para protagonizar una campaña de la firma Emidio Tucci, que, consciente del poder de seducción del actor, le ha convertido en una suerte de James Bond. Un papel que él no acaba de creerse, porque asegura que es «más Anacleto, agente secreto, porque soy bastante patoso».

Pero cuesta tomarle en serio, dado que siempre ha estado en buena forma y en sus papeles le colocan como un tipo resuelto y habilidoso. Nada que ver con la realidad que él retrata bromeando. «En ‘El Príncipe’ parecía un agente muy eficiente, pero menos mal que no han sacado las tomas falsas», nos comentó entre risas.

Nos reunimos con él en Madrid, donde dice que sigue residiendo a pesar de esa escapada al otro lado del charco. «No me he mudado a ningún sitio, tengo mi casa aquí. Me fui unos meses a mejorar el inglés, desconectar un poco y a la vez hice algunos castings», comenta. De esos meses, cuatro, para ser exactos, le ha salido una serie, Citizen, de la que ya nos habló hace un tiempo. «Hemos estado rodando hasta hace poco y ahora mismo está parada», nos cuenta. Asegura que está tomando decisiones y aun tiene dos películas pendientes de estreno: 'Noctem' y 'Órbita 9'.

Envejecer en el cine

No le va mal al joven madrileño, aunque a sus 36 años, nota el paso de la edad, especialmente en su estilo a la hora de vestir. «Me da rabia reconocer que sea por la edad, pero sí, me siento como más masculino». Tan señor que ya hasta le ofrecen papeles de padre. «El otro día me ofrecieron un papel en el que tenía un hijo de seis años. Y pensé: ¡claro! Ya tengo edad de tener un hijo», aseguraba entre risas.

Aunque sabe que ya no es un chaval, aun le queda tiempo para interpretar a maduros. «Estoy notando ese cambio, pero creo que en mi gremio no es tan brusco en los hombres. Esta profesión es un poco más tirana con las actrices, porque pasan de hacer la chica de la película a la madre en pocos años. Con los hombres es un poco más amable».

No teme al paso del tiempo y reconoce que le gustaría «poder envejecer trabajando. Poder mirar atrás con 80 años y estar orgulloso del camino que he hecho». Esa suerte de la que habla parece que le sonríe más en el terreno laboral que en el cuore. ¿Cómo vas de amores?, preguntamos. «Igual que siempre. Os voy a dar unas fotos o unos flyers, para que los mováis por ahí», responde.

Asegura que en Hollywood tampoco ha encontrado partenaire. «Allí ligo igual… ¡Igual de poco!», contestó, contradiciendo la teoría de su amigo Miguel Ángel Silvestre, de que lo latino en Los Ángeles triunfa. «Es que él liga en cualquier lado, es muy simpático y es el macho alfa», asegura.

La vida en Hollywood

También nos cuenta que ambos no se han visto demasiado en Los Ángeles, un lugar que no era nuevo para Álex. Reconoce que esta segunda aventura americana la está viviendo con más consciencia: «La primera la viví más personalmente que profesionalmente, porque no estaba preparado para la experiencia. Fue un casting y no sé por qué me dieron el papel», bromea refiriéndose a su personaje en 'X Men'. «Fue una experiencia bonita, pero esta la vivo como más consciente, más presente», dice.

Y eso que reconoce que no ha tenido demasiados apoyos para el día a día allí. «El año pasado, no muchos. Pero este año trabajando, he contado con mis compañeros» y es que aunque le va bien, reconoce que Los Ángeles puede ser una ciudad «muy solitaria», una realidad que, por suerte, a él no le ha tocado vivir.