mujerHoy

celebrities

Tori Spelling: deudas, infidelidades y unicornios

Los ricos también lloran. Y a veces hasta chapotean en el barro. Sobre todo, si se han arruinado antes. Señoras y señores, con todos ustedes, la disparatada historia de la heredera más bizarra.

Tori Spelling tiene una vida llena de capítulos estrambóticos.
Tori Spelling tiene una vida llena de capítulos estrambóticos. gtres.

Parecía imposible, pero ha vuelto a sorprendernos. Esta vez ha sido gracias al fiestón de cumpleaños que le ha montado a su hija Stella. Todo un despliegue de purpurina, piñatas y hasta un poni disfrazado de unicornio –o sea, con un cuerno pegado en la frente–.

Algo normal, dependiendo de los gustos de cada uno, si no fuera por su precaria situación económica: Tori Spelling (44), la hija del rey Midas de la televisión, no tiene un duro. Y peor que eso, debe a todo el mundo. Incluso, algunos medios han llegado a plantearse la posibilidad de que acabe en la cárcel.

Donde las dan, las toman

Hace un mes, por ejemplo, la condenaron a pagar más de 200.000 dólares a un banco que le había hecho un préstamo. Debe 90.000 dólares a American Express y su marido, Dean MacDermott, tiene pendientes más de 100.000 dólares por la pensión de su hijo. Y aun habría otras cuentas que saldar.

¿Qué ha ocurrido, Tori? ¿Cómo se pasa de crecer en la mansión más grande de Beverly Hills a esto? Pues una mezcla de todo. Escaso talento como actriz –¿recuerdan cómo se notaba en 'Sensación de vivir' que era la hija del jefe?–, mala cabeza para las inversiones y una complejísima relación con su madre que ha hecho todo lo que ha podido para alejarla de los 500 millones de dólares que tenía su padre al morir.

Luego está su vida sentimental. Primero se casó con el actor Charlie Shanian. Se gastaron un millón de dólares en la boda y, un año después, se estaban divorciando. Él le pidió una pensión y que le pagara el abogado. Alegaron diferencias irreconciliables, pero lo cierto es que Dean MacDermott, otro actor, ya se había cruzado en su vida. Se enamoraron perdidamente y, ese mismo día, acabaron en la cama. Ambos rompieron sus matrimonios y se casaron poco después.

Aunque, como suele decirse, donde las dan las toman y en 2013 saltó la noticia: él la había sido infiel con una tal Emily Goodhand, con la que también se acostó justo el día que se conocieron. La amante, además, habló y dio su versión: "Me dijo que no había sexo en su matrimonio y yo le creí".

Lo cierto es que la historia dio bastante juego en el 'reality' que la pareja ha tenido durante varias temporadas. Quizá uno de los momentos más chocantes fue cuando ella, con lágrimas en los ojos y muy nerviosa, accedió a ver una foto de la otra. "Oh, Dios mío, estoy devastada", comentó. Y luego aclaró los motivos de su congoja: "¿Soy una zorra si digo que me parece muy poco atractiva?". Hay, sin embargo, quien cree que la tal Emily jamás existió y que todo fue una patraña para poner un punto de morbo en el programa.

No descartan el sexto

Las desgracias de los últimos años van mucho más allá y algunas resultan tan estrambóticas que uno no sabe si reír o echarse a llorar. Como cuando fue a comer a un restaurante japonés, cayó sobre la plancha de 'teppanyaki' y acabó en urgencias con graves quemaduras en un brazo. O cuando la ingresaron y la pusieron en cuarentena creyendo que podía tener ébola después de sufrir un fuerte ataque de tos.

La pareja tuvo a su quinto hijo en marzo, poco antes de que ella cumpliera los 44 y, por supuesto, vendieron la exclusiva. Y no solo eso. Tori también amenazó: si tiene que venir el sexto, vendrá. Quizá sea ese el que, de verdad, traiga el pan debajo del brazo o unos cuantos millones para solucionar los problemas de sus papás. ♥

Seguro que también te interesa...

Tori Spelling espera su quinto hijo

Tori Spelling, hospitalizada tras caer sobre una parrilla

Tori Spelling y Dean McDermott: un matrimonio que se derrumba por el sexo


Horóscopo