mujerHoy

moda

Gigi Hadid y el poncho: ¿por qué la moda no ama a las modelos?

Sale a la luz la historia de como la supermodelo fue obligada a aparecer con un poncho para Tommy Hilfiger porque "no es tan alta ni lo suficientemente delgada"...

El poncho de la discordia de Gigi Hadid. Ver esta galería de fotos
El poncho de la discordia de Gigi Hadid. Cordon Press

Aunque las veamos esplendorosas, eternamente sonrientes y aparentemente felices, lo cierto es que las modelos soportan uno de los entornos laborales más duros del mundo de la moda. Y si no, que se lo digan a Gigi Hadid, tachada una y mil veces de demasiado curvilinea pese a lucir un cuerpo casi perfecto.

No es algo que se escriba o se diga con la frecuencia necesaria: este negocio mueve 3.000 billones de dólares al año en todo el mundo, una riqueza que depende de factores tan volátiles como la comunicación, la creatividad o los deseos del público.

La presión, la competitividad y el miedo son el pan de cada día para las profesionales que están (o quieren estar) en lo más alto. Con tanto en juego, la estrategia es minimizar riesgos. No salirse, en lo posible, del guión de lo que funciona.

Dentro de esa estructura, las modelos son un eslabón débil, sobre todo si aún no has cumplido los 25. Cada vez más jóvenes y normalmente alejadas de su familia y amigos, acuden a las capitales de la moda para hacer realidad el sueño de los diseñadores.

Para ello, han de ser estudiadas, manipuladas y transformadas por una retahíla de profesionales que empieza en un director de cásting y termina en un fotógrafo. Entre ambos, estilistas, peluqueros, maquilladores... Un montón de gente en busca de la perfección.

Uno de esos profesionales superado por la moda, confundido por la presión y ciego ante lo verdaderamente bello fue el que consideró que Gigi Hadidno estaba suficientemente delgada y la 'tapó' con un poncho en un desfile de Tommy Hilfiger... ¡La tapó con un poncho!

La historia ha salido a la luz ahora que Hilfiger celebra el 30 aniversario de su marca y Hadid se ha convertido en embajadora, musa y codiseñadora. De hecho, su segunda colección, la de la próxima primavera, será la primera en la historia que dará voz a los fans, que podrán decidir qué piezas se producen y cuáles no.

Ocurrió en febrero de 2015 y, aunque Hilfiger no estuvo de acuerdo con esta decisión, Hadid terminó recorriendo la pasarela enfundada en un poncho de plástico enorme. "No encaja realmente con el resto de las chicas porque no es tan alta ni lo suficientemente delgada", adujo el director de casting.

Qué absurdo error de apreciación y cuánto debe estar riéndose Gigi Hadid ahora que se ha convertido en la 'chica Tommy' por excelencia.