mujerHoy

vivir

Cómo volver al gimnasio tras las vacaciones sin morir en el intento

¿Te suena esta imagen? ¡Evítala con nuestros consejos!
¿Te suena esta imagen? ¡Evítala con nuestros consejos! Cordon press

Lo has intentado, pero las vacaciones han podido contigo... A pesar de que este año prometiste que te ibas a portar bien durante el verano y entrenar (y comer bien) en tus días de asueto, la realidad es que no te has movido de la toalla en todo el mes de agosto.

Así que ahora que estamos en septiembre llegan los remordimientos y... ¡Ay! La temida vuelta al gimnasio. ¿Tantos motivos tienes para tenerle miedo?

Pues no desesperes porque, con un poco de paciencia, constancia y dedicación; volverás a presumir de forma física en apenas unas semanas. ¿Qué no nos crees? ¡Sigue estos consejos y compruébalo!

Vuelta al gimnasio sin miedo... ¡Consejos que funcionan!

  • Sal a andar: Si aún no has regresado a los entrenamientos, lo mejor que puedes hacer para desentumecer el cuerpo es salir a pasear los días previos a tu vuelta al 'gym'. Le puedes dedicar unos 30 minutos por salida y aumentar poco a poco la intensidad. No te olvides de estirar al terminar. Lo ideal sería hacerlo 3-4 días antes de tu regreso a la actividad física.
  • Escucha a tu cuerpo: El cuerpo es muy sabio y escucharlo es más sabio todavía. Asume que, tras un tiempo de inactividad, no te va a responder como en plena forma. Si notas 'flojera' de piernas, dolor de cabeza, agotamiento o calor excesivo, para sin más.
  • Menos tiempo: En vuelta al 'gym' no te vuelvas loca tratando de ponerte al día lo antes posible. Si le dedicas 45 minutos a tu entrenamiento, comienza con 30 minutos; si son 30, dedícale 20 como mucho. Conforme pasen los días ve subiendo el tiempo poco a poco. En dos semanas deberías recuperarlo.
  • Reduce la intensidad: Sin duda el elemento crucial. Ocurre que, tras un tiempo sin hacer nada, parece que tienes más fuerza y que te cansas menos... Nade más lejos de la realidad. Si tu intensidad es mayor de la debida, las agujetas, el cansancio e incluso las lesiones están a la vuelta de la esquina. Baja el peso, baja las repeticiones, aumenta el tiempo de descanso y tomátelo con calma. Es algo que va ligado al consejo de arriba, el tiempo. Poco a poco sube el ritmo y en dos semanas deberías estar al nivel que tenías antes de 'dejarlo'.
  • Entrena a lo grande: Deberías centrarte en los grandes grupos musculares estos días. A saber, pecho (pectorales), espalda (dorsales), piernas y hombros; sin olvidar los abdominales. Con esto crearemos una buena base para lo que venga después. Es casi como si empezaras de cero... Notarás además que te cansas menos y aguantarás mejor estos primeros días.
  • Recupera tu dieta poco a poco: Igual que nuestro entrenamiento ha quedado 'aparcado', nuestra dieta habitual seguro que también ha sufrido cambios. Y con este calor, es normal que apuremos el "último heladito del verano" o "unas cañitas" con los amigos. Espacia tus antojos para volver a tu dieta habitual lo antes posible, en paralelo a tu vuelta al gimnasio. Tu cuerpo te lo agradecerá... Aunque no inmediatamente, claro.
  • Ante la duda, pregunta: Da igual que sea a tu monitor del 'gym', a tu 'fisio' o a tu médico de cabecera. Si aún así no sabes por dónde empezar, lo mejor es que preguntes a un profesional para que aconseje en tu vuelta al entrenamiento. Tomátelo con calma y recuerda... ¡Aún te quedan un par de semanas para volver a estar 'a tope'!

Y a ti, ¿qué cosas te funcionan en la vuelta al gimnasio?