mujerHoy

vivir

No hacer nada de ejercicio es tan dañino como ser obeso, dice la ciencia

Un estudio confirma que el riesgo para el corazón que implica permanecer inactivo es equivalente al de padecer obesidad

Niños con su bicicleta
Niños con su bicicleta fotolia

Hacer ejercicio es una de las prácticas más potentes para proteger el corazón, lo ha publicado recientemente la revista europea de Cardiología Preventiva. Lo saben tras observar a más de 5.000 personas de mediana edad con hábitos de practicar alguna actividad física. Se observó en 15 años si sufrían algún ataque al corazón o un ictus.

Como era de esperar, las personas con sobrepeso y obesidad tenían más riesgo de sufrir estas enfermedades, excepto si se ejercitaban regularmente. Entonces su riesgo de sufrir un infarto era casi el mismo de las personas con un peso normal que también practicaban algo de deporte habitualmente. En otras palabras, el ejercicio físico parecía cancelar los riesgo de tener sobrepeso, al menos en lo que se refería al riesgo de enfermedades del corazón. El estudio asegura que ser inactivo es equivalente a ser obeso si tenemos en cuenta el riesgo que representa para el corazón.

Los mensajes esenciales de este estudio son, por un lado, que el ejercicio es un poderoso protector para el corazón, y por otro que la vida sedentaria y la obesidad siguen siendo los riesgos más graves para la salud cardiovascular, pero al parecer algunos de sus efectos dañinos pueden quedar cancelados si esas personas practican algo de deporte de modo regular. Además, el estudio se realizó en personas mayores, lo que envía un tercer mensaje, nunca es tarde para empezar una actividad física. Aún si se empieza en la tercera edad se conseguirá algo de protección para el corazón.


Horóscopo