mujerHoy

vivir

Las almendras, una inyección de energía

Vitamina B, proteínas y grasas de calidad, minerales, antioxidantes... Aprovecha la riqueza nutritiva de las almendras y cuida tu corazón.

Las almendras, un alimento con gran riqueza nutritiva.
Las almendras, un alimento con gran riqueza nutritiva. getty

Que las almendras son un producto nutritivo y saludable lo sabían bien en las antiguas culturas de Asia Central donde se cultivaba ya 5.000 años antes de nuestra era. Lo tenían claro también nuestras abuelas que nos aliviaban con ellas la tos, el dolor de estómago y el estreñimiento y usaban el aceite de almendras para los eccemas, para mimar el rostro y la piel seca, para reparar heridas...

Su alto contenido en vitamina E le otorga un elevado poder reparador y antioxidante que las hace muy valiosas en cosmética por su capacidad para hidratar la piel y evitar la formación de arrugas. Pero también incluyéndolas en la dieta nos podemos beneficiar de esas virtudes que protegen a nuestro organismo del daño causado por los radicales libres, lo que contribuye a prevenir el envejecimiento celular y la aparición de determinadas enfermedades. Las almendras son una buena píldora además de vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6 y ácido fólico).

Contra la diabetes

Por su contenido en fibra y proteínas y su bajo aporte en hidratos de carbono, son muy recomendables para personas con diabetes. Además, las alemendras son ricas en minerales: zinc, fósforo, sodio, potasio y, especialmente, calcio y magnesio, que ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

También contienen una gran cantidad de proteínas y grasas de buena calidad, el 70% del total es ácido oleico a lo que hay que sumar el linoleico (omega-6). Estas grasas saludables, imprescindibles para el organismo, las convierten en cardiosaludables, es decir, que ayudan a controlar los niveles elevados de colesterol LDL y a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Recetas refrescantes

  • Batidos refrescantes. La leche de almendras es perfecta para preparar todo tipo de smoothies. Prueba con uno de pera, maca y canela; de coco y jengibre; de franbuesas, plátano y kumquat (o naranja enana)...
  • Snacks para llevar de picnic: croquetas de champiñones; hummus de remolacha; tortilla de harina con salmón ahumado, queso crema y rúcula; empanadillas de pollo al curri con bebida de almendras...
  • Postres para niños y mayores: helado de vainilla con cobertura de chocolate y almendra crocanti, cheesecake crudivegano, magdalenas de almendras y frutos rojos... (Ver receras en: www.almondbreeze.es).

¿Cómo podemos aprovechar esta riqueza nutritiva? Los especialistas recomiendan tomarlas de manera regular aunque con moderación (un puñadito de unas 10 al día) para no excedernos con las calorías. La alternativa es utilizar leche de almendras (si es sin azúcares añadidos, mejor que mejor) con los cereales o en el café, pero también en la preparación de postres, batidos y otras recetas. De origen vegetal, es baja en grasas saturadas y una gran fuente de calcio, no contiene lácteos, huevo, lactosa, gluten, cachuetes ni soja, por lo que es adecuada para celiacos, alérgicos y veganos.


Horóscopo