mujerHoy

vivir

Cómo afectan los cambios de rutina en el embarazo

El regreso al trabajo, la vuelta al colegio o los cambios de horarios tras las vacaciones pueden desencadenar episodios de estrés que afectan especialmente durante el embarazo.

Una niña acaricia la tripa de su madre.
Una niña acaricia la tripa de su madre. GTRES

"La salud mental perinatal es salud tanto para la madre como para su bebé, por tanto es reconocida su importancia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y avalada por estudios e instituciones. Todo lo que sucede durante el embarazo, así como en el parto, implica grandes cambios físicos y variaciones emocionales", comenta la experta en psicología perinatal, Sara Jort.

En este sentido, señala: "Determinar que el embarazo 'per se' hace que afecten más los cambios o las rutinas no es una afirmación que yo haría" y añade que factores como "el estrés, intenso y continuado, el miedo, la ansiedad, la falta de apoyo, la depresión, la exposición a situaciones extremas de violencia, vulnerabilidad, falta de cuidado físico y condiciones de higiene, etc. sí son elementos que pueden predecir efectos duraderos y más graves en el embarazo tanto para la madre como para el bebé".

El estrés se puede relacionar con las amenazas de aborto, parto prematuro o bajo peso gestal"

RICARDO DELGADOEspecialista en Obstetricia y Ginecología de la Clínica Accuna

Por su parte, el doctor Ricardo Delgado, especialista en Obstetricia y Ginecología de la Clínica Accuna, explica que el estrés mantenido a lo largo del tiempo "puede desencadenar en alteraciones dañinas para el organismo. El problema viene cuando se mantiene y la embarazada no está exenta de ello". Por eso, indica que, durante este periodo, "se debe intentar disminuir la carga de estrés, pues se corre el riesgo, entre otras alteraciones, de que aumenten hormonas como el cortisol o la adrenalina, las cuales están relacionadas con el aumento de la presión arterial, amenazas de aborto o de parto pretérminos, bajo peso fetal para edad gestacional, etc.".

La hormona del amor

Para promover una salud perinatal en el periodo de embarazo, la psicóloga recomienda todo aquello "que ayude a un mayor bienestar", lo que se traduce en segregar oxitocina (conocida como la hormona del amor). Por tanto, apunta que las relaciones afectivas placenteras, disfrutar de la pareja, estar con amigas, saborear las pequeñas cosas o hacer actividades que apetecen ayuda a segregar hormonas como la dopamina y la propia oxitocina, "que, sin duda, beneficiarán también al bebé".

En este misma línea habla el doctor Delgado, quien recomienda a la mujer embarazada "mantener un estado armónico durante su estado y que, en el caso del fin del periodo vacacional, no suponga un estado de estrés lo suficientemente grave como para que afecte el binomio madre-feto".

Asimismo, Jort aconseja actividades deportivas y de ocio, cuidar los momentos de descanso, practicar técnicas de relajación y sensaciones corporales positivas y buscar ayuda profesional especializada cuando una situación les pueda superar.