mujerHoy

vivir

¡Ojo con tu espalda!

Si estás embarazada debes tener especial cuidado con tu espalda...

Una mujer embarazada con dolor de espalda.
Una mujer embarazada con dolor de espalda. adobe stock

Durante el embarazo la espalda sufre una presión extra muy importante. Debes extremar el cuidado de tu postura para descargar la zona lumbar tanto como puedas. Durante el último trimestre del embarazo puedes tener incomodidades propias de tu avanzado estado de gestación, sin embargo, cuanto más las prevengas, mejor afrontarás ese último tramo.

Descanso

Incluso cuando estés descansando debes adoptar una buena postura. Al acostarte sobre un costado (casi única postura en la que estarás cómoda), empieza asegurándote de que utilizas una buena almohada que mantenga tu cuello en una posición natural. Coloca un cojín entre tus piernas y dobla ligeramente la pierna que queda arriba. Notarás cómo se alivia la presión en tus piernas y en tu espalda.

Me pongo de pie

Cada vez que te acuestes y que te levantes deberías hacerlo siguiendo unas sencillas rutinas. Nada de tumbarte directamente sobre tu espalda o de levantarte levantando el cuerpo ya que cargaras todo el esfuerzo en tu espalda. En su lugar sigue los siguientes pasos:

Pasos a seguir:

  • Colócate de lado.
  • Apóyate sobre tu antebrazo.
  • Ayúdate con el otro brazo para levantar el cuerpo.
  • Siéntate.
  • Ponte de pie.
  • Y a la inversa para tumbarte.

Plancha

Quizás tienes suerte y alguien decide que es mejor que no planches y lo hace por ti. Pero si no es así, recuerda no pasar mucho tiempo de pie sin moverte porque además de tu espalda, sufrirán mucho tus piernas. Coloca un escalón y utilízalo para mantener una pierna más alta que la otra. Ve cambiando el pie cada rato para equilibrar el peso.

Agacharse

En general, cada vez que nos agachamos deberíamos prestar atención a nuestra postura para no dañarnos la espalda, pero durante el embarazo es aún más importante. Así, si tienes que recoger algo del suelo, abrir un cajón bajo… lo ideal es que te agaches doblando las rodillas y manteniendo la espalda recta. Como si hicieras sentadillas. Así, el trabajo lo harán tus glúteos y femolares en lugar de los lumbares.

En la oficina

Si tienes que pasar horas sentada, cuida tu postura: mantén la espalda recta. Puedes mejorar tu posición utilizando un reposapiés o escalón. Aun así, no es recomendable pasar tantas horas sentada, por lo que da pequeños paseos cada hora para estimular el riego sanguíneo y aliviar la presión sobre el coxis.


Horóscopo