mujerHoy

vivir

¿Qué necesita mi hijo para ir al colegio?

Es imprescindible reciclar material de otros años y tener en cuenta que es imprescindible que los niños estén confortables para que jueguen y estudien cómodamente.

Una niña lista para su vuelta al cole.
Una niña lista para su vuelta al cole. adobe stock

Empieza el curso y nos volvemos locos viendo los nuevos modelos de mochilas, estuches llenos de todo tipo de lápices y bolígrafos de última generación, sacapuntas supersónicos y a ellos les brillan los ojos con sus personajes favoritos en carpetas y cartapacios. Sin embargo, ¿qué es lo que necesitan realmente los niños para empezar el colegio?

Reciclar y reutilizar son dos palabras clave a la hora de empezar a preparar la mochila. Si hay alguna libreta apenas utilizada, podéis aprovecharla para el colegio, pero incluso algunas que ya van por la mitad, se puede utilizar en casa para hacer los trabajos a sucio, estudiar o practicar los problemas.

Material: revisa el estuche del año pasado, es posible que haya colores suficientes para pasar todo el curso. Si los limpias y les sacas punta pueden quedar como nuevos. Sin embargo, especialmente en los casos de los niños más pequeños, los lápices y las gomas parecen desaparecer a diario. De ahí que en muchos colegios los pidan casi al por mayor.

Lo mejor es un estuche sencillo con varias cremalleras para que puedan tener sus cosas ordenadas. También pueden tener otro más pequeño con los bolígrafos, el lápiz y la goma, es decir, con lo que más utilizan. Ciertamente, todo depende de cada colegio pero sin caer en excesos ni en lo conocido como ‘marquitis’, siempre es interesante adquirir material de calidad ya que les durará más y, en muchos casos, incluso les facilitará tareas como la escritura como es en el caso de los consumibles.

Libro: hay comunidades autónomas que facilitan los libros durante la educación obligatoria. Para aquellas familias que viven en comunidades autónomas sin esta medida o con hijos en bachiller o que cursan módulos es muy interesante ponerse en contacto con grupos de padres, foros o asociaciones que intercambian o venden libros de segunda mano.

Mochila: hay muchos detalles que observar en una mochila más allá del diseño. Los tirantes deben se anchos y cómodos. Comprueba que las cremalleras sean fuertes ya que los niños las abren y cierran sin miramientos. Además, interesa que las esquinas estén reforzadas y que sea impermeable. En caso de que lo permitan en el colegio se le puede acoplar un carro para que los niños puedan llevar todos los libros sin que sufra la espalda de los menores.

Para el desayuno: no todo es papel para envolver, hay fiambreras o envoltorios especiales para bocadillos que pueden reutilizarse durante todo el curso, incluso en varios años. Así, aunque el gasto sea mayor inicialmente, termina siendo más económico y ecológico. Lo mismo sucede con el agua. En lugar de utilizar una botella cada día, hay botellas diseñadas especialmente para los niños con materiales resistentes y cierres adecuados por lo que el riesgo de que se abra en la mochila desaparece.

Ropa y zapatos cómodos: normalmente es algo que los niños tienen muy claro, sin embargo, en el caso de las niñas se puede hacer complicado porque a veces ellas lo piden y otras porque le gusta a sus padres, pueden llevar ropa poco apropiada para pasar horas sentadas o para jugar en el recreo. Que los niños estén confortables es imprescindible para que jueguen y estudien cómodamente.


Horóscopo