mujerHoy

vivir

Niños que juegan, niños felices

Según lI Estudio sobre Felicidad e Infancia elaborado por Imaginarium del que nos hicimos eco recientemente, no tener tiempo para jugar es la segunda causa de infelicidad en los niños españoles.

Dos niños jugando, la clave de su felicidad.
Dos niños jugando, la clave de su felicidad. getty

Esta semana se ha celebrado el Día Universal del Niño y el juego es uno de los derechos que recoge la Convención sobre los Derechos del Niño. Tan importante es que según lI Estudio sobre Felicidad e Infancia elaborado por Imaginarium del que nos hicimos eco recientemente, no tener tiempo para jugar es la segunda causa de infelicidad en los niños españoles.

Los beneficios del juego en los niños (y en los adultos) son innumerables, pero hay cuatro motivos especialmente relevantes que desde la empresa juguetera han querido poner de relieve asesorados por un comité de expertos formado por psicólogos, pedagogos y expertos en juego.

"Es fundamental que los niños aprendan a expresar sus emociones. Esto se puede conseguir a través del juego al igual que una correcta sociabilización, consiguiendo en los niños una mayor sensación de felicidad y bienestar", apunta Sonia Pérez, responsable de contenidos pedagógicos y miembro del comité de expertos.

Por su parte Imma Marín, experta en juego y educación, abunda en la idea de que el juego es un elemento clave en el desarrollo de las personas e imprescindible para un sano y armonioso crecimiento, ya que "un niño que juega es un niño sano".

Desde el punto de vista de la psicóloga clínica Ana Saro: "El juego es divertido, les hace reír, perder y ganar. El juego en sí mismo es felicidad", además explica que el juego en la infancia es una herramienta simbólica que les permite a los niños aprender normas sin agresividad, ni maldad.

"El juego tiene que ser entendido como un estímulo y una disciplina positiva durante la infancia, un ingrediente más de la felicidad durante la infancia, que suma junto a la buena compañía, el cariño, la sonrisa y el amor", añade Leo Farache, miembro director del proyecto educativo Gestionando Hijos y miembro del comité de expertos.

 Aprender normas, descubrir y aprender a gestionar la frustración cuando se pierde y la euforia cuando se gana o sencillamente reír a carcajadas son algunos de los beneficios del juego según estos especialistas. Bondades irrenunciables que deberíamos fomentar y mantener desde la infancia y a lo largo de los años.


Horóscopo