mujerHoy

vivir

Bebés hipersensibles: mi hijo no para de llorar, ¿qué hago?

Si tu bebé no necesita nada y todavía sigue llorando, tranquila porque esto también tiene una explicación.

Un bebé recién nacido llorando.
Un bebé recién nacido llorando. getty images

Ha comido, está limpio, recién bañado, no son los dientes, ni tiene mocos, echa bien los gases y hace caca con normalidad… y sin embargo, no para de llorar. Si este es tu caso puede que tengas un bebé de alta demanda, porque sí, tiene su propio nombre y, por fortuna, también hay consejos para que la vida sea un poco más fácil.

Se trata de bebés hipersensibles, incapaces de consolarse con los estímulos habituales y que requiere más atención de lo habitual. Pero ¡cuidado! No se trata de ninguna enfermedad. La sensibilidad es una cualidad innata y en cada persona es diferente. Eso que vemos tan claro en los adultos, es algo que sucede también entre los bebés. Pero entonces, ¿por qué llora? El llanto es el único modo que tienen los bebés para comunicarse. En el caso de los bebés de alta demanda o hipersensibles, se suma al llanto habitual por incomodidad, dolor o hambre, el llanto inconsolable ante situaciones como estar lejos de su madre o sentirse insatisfechos.

Los bebés no necesitan continuos estímulos, menos aún en el caso de los niños hipersensibles. Estos pequeños suelen observarlo todo con atención y no les gusta estar tumbados, sino que prefieren estar erguidos viéndolo todo, si además les proporcionamos estímulos extra los llenamos de información que les resulta difícil manejar.

A estos bebés lo que les gusta es estar en brazos de su madre y si bien no quieren cuna, ni carro, tampoco suelen estar contentos en los brazos de otras personas que no sean sus cuidadores habituales. ¿Cómo conseguir sobrevivir a un niño tan absorbente?

Claves para relajar la hipersensibilidad de tu bebé

  • Las comparaciones son odiosas: Nunca, jamás, compares a tu hijo con ningún otro. Los niños de alta demanda son especialmente despiertos y curiosos, tienen un gran potencial, pero también exigen de mucha más energía para su crianza. Por eso, es importante que no intentes que tu hijo entre en los esquemas de otros pequeños y procura que tu entorno te comprenda sin juzgarte. Es posible que otras personas te digan cómo tienes que criar a tu pequeño para que no llore, si te resultan útiles pueden probarlos, pero si te molestan, no dudes en hacerlo saber para no te abrumen con normas y recomendaciones.
  • Crianza a demanda: Aunque te abrumen con la necesidad de rutinas de los bebés, en este caso puede ser misión imposible, contraproducente para la madre pero también para el bebé. El colecho puede ser una buena opción para que el bebé duerma sintiendo el cuerpo de su madre cerca lo que hará sentirse seguro y más consolado. El bebé no te intenta manipular ya que no puede evitar la situación. Para que un niño sea independiente primero debe estar bien atendido en su primera época más dependiente y ha de sentir el apego y la seguridad familiar.
  • Tiempo personal: No lo dudes, es imprescindible que además de madre sigas siendo mujer independiente y para ello es imprescindible que salgas y que tengas espacio para ti misma, para respirar. Cuida de ti misma y busca el modo de descansar y de dormir. Para ello, no dudes en pedir ayuda, date un respiro y sal a dar un paseo sola o con amigas y aprovecha cuando tu bebe duerma para dormir. Siempre se dice con todos los bebés pero ahora con más motivo. Olvida si tienes visitas o compromisos de adultos, si en ese momento puedes descansar, informa a tus visitas de que te van a descansar y ellos serán los que deberán comprenderlo.
  • Relajación: Ayuda a tu bebé a aprender a relajarse, para ello lo mejor es el tradicional proceso científico ensayo-error. Hay bebés que se relajan con el baño y otros que no lo soportan, a algunos los masajes los calman, mientras que otros parecen estar viviendo una tortura en lugar de un masaje. Poco a poco descubrirás qué es lo que lo tranquiliza y lo mantiene en calma durante más tiempo.
  • Relajación: Sí, relajación una vez más porque no sólo el bebé ha de estar calmado. Los padres en tensión transmiten esa sensación a los hijos por lo que aprender técnicas de relajación puede ser una opción ideal para vivir con serenidad la crianza de un bebé que necesita siempre de atención extra. Aprende a relajarte y a vivir con serenidad la crianza de tu pequeño.

Horóscopo