mujerHoy

vivir

Situaciones embarazosas

En una mujer, la esfera laboral y la profesional sigue apareciendo como algo multiforme. Una cosa no se entiende sin la otra.

Personajes tomados de Dejar de amargarse para imperfectas (editorial Zenith).
Personajes tomados de Dejar de amargarse para imperfectas (editorial Zenith). Raquel Córcoles

La tuitera Daurmith publicó una serie de tuits muy reveladores hace apenas unos meses. Escribió las biografías de distintos científicos usando el mismo estilo que se emplea cuando ese texto describe la trayectoria de una mujer. Véase un ejemplo: "Pierre Curie, casado y padre de dos hijas, encontró tiempo para el amor y la familia durante su breve carrera científica".

O "Nadie podía suponer que tras los enormes ojos y el frágil físico de Newton se escondía uno de los cerebros más prodigiosos del mundo." O "Devoto esposo y padre, Darwin compaginaba sus deberes en el hogar con el estudio de las colecciones que trajera de sus viajes".

Todavía pervive una dicotomía tremendamente nociva entre que una mujer sea ambiciosa laboralmente y sea familiar. Se sigue entendiendo que una cosa excluye a la otra, que si trabajas cinco horas extra eres una mala madre, que si no piensas en la maternidad a corto plazo por tus circunstancias laborales eres egoísta.

Todavía pervive una dicotomía tremendamente nociva entre que una mujer sea ambiciosa laboralmente y sea familiar.

Así que algunos continúan estigmatizando cualquier transgresión del espacio privado socialmente etiquetado a las mujeres como el trabajo extradoméstico. En una mujer, la esfera laboral y la profesional sigue apareciendo como algo multiforme. Una cosa no se entiende sin la otra.

Los datos están ahí: según la OIT, un tercio de las madres regresan al trabajo con jornada reducida o a tiempo parcial, un 7% no vuelve y el 3% son despedidas. Pero en una esfera más pequeña, la discriminación sucede en algo tan simple como una entrevista de trabajo.

Imaginad ahora el experimento de Daurmith aquí: "¿Tienes disponibilidad completa pese a ser padre?", "¿Puedes viajar pese a ser padre?", "¿Estás pensando en ser padre en el futuro?". O la mejor: "¿Eres ambicioso laboralmente pese a ser padre?"