mujerHoy

vivir

El gran timo de Sant Jordi: libros para ellos, rosas para ellas

La última Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España realizada por el IN,. indica que las mujeres demostramos más afición por la lecturas

Una rosa  apoyada sobre un libro
Una rosa apoyada sobre un libro PINTEREST

Cuenta la leyenda que un valiente caballero llamado Jorge se enfrentó a un malvado dragón para rescatar a una princesa. Decidido a arrancarla de sus fauces de fuego, le clavó su espada hasta el corazón. De aquella herida manó una sangre tan roja y mágica, que originó, dicen, un precioso rosal. Existe otra versión sobre la presencia de la rosa en la tradición: las familias nobles celebraban el día del patrón de la ciudad acudiendo a misa a la capilla de Sant Jordi y, a la salida, ellos compraban rosas en la feria florar que se celebraba, cada año y allí, precisamente ese día. Sólo después de 1997, cuando la Unesco designó el 23 de abril como Día del Libro en conmemoración del fallecimiento de Cervantes y Shakespeare, comenzó la costumbre de que las mujeres devolvieran el obsequio en forma de libro. ¿Por qué?

No hay que ser un lince para percatarse de lo injusto del reparto: nosotras podemos adornarnos y poco más con una rosa que se marchitará en pocas horas; ellos, en cambio, tienen a su disposición muchas horas de escapismo literario gracias a un objeto que jamás se echa a perder. Nosotras hemos de darle vueltas y más vueltas al título que elegimos como regalo para nuestros cómplices masculinos. A ellos la tradición se lo da todo resulto: no tienen qué pensar. Está claro que con el papel de princesa nos han timado.

La cuestión tiene aún menos sentido si atendemos a la última Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España, realizada en 2015 por el INE. Resulta que las mujeres demostramos más afición por la lectura en todos los frentes: un 66,5% declara leer libros al menos una vez al año, frente al 57,6% de los hombres; un 25,2% acude frecuentemente a las bibliotecas (ellos, un 20,2%); y un 8,3% accede a los catálogos digitales de las bibliotecas, frente al 7,5% de los hombres. ¿Por qué no les regalamos nosotras a ellos esa rosa?

También te puede interesar:

Editoras: ellas saben lo que leerás el próximo verano

Día del libro 2017: 15 obras para regalar a mujeres maravillosas


Horóscopo