mujerHoy

vivir

Tres teorías sobre el sexo en 'Juego de Tronos'

¿Por qué en tantas ocasiones es violento o tiene que ver con la violencia? Analizamos tres perspectivas sobre el sexo en 'Juego de Tronos'

La actriz de 'Juego de Tronos' Sophie Turner.
La actriz de 'Juego de Tronos' Sophie Turner. getty

Atención: no hay 'spoilers' en este post. Tranquilas las que prefieren ver la serie en un atracón de fin de semana (yo misma) en vez de en pequeñas y sensatas dosis. Traemos a colación la cuestión del sexo en 'Juego de tronos' porque el asunto suscita multitud de preguntas: ¿Empodera a los personajes femeninos o ellas juegan el papel objetual de siempre? ¿Por qué en tantas ocasiones es violento o tiene que ver con la violencia? ¿Se puede decir que, al menos en cuestión sexual, 'Juego de tronos' es feminista, o no? Aquí van tres perspectivas sobre el asunto.

El sexo es rompedor

Raquel Fernández y Noelia Luna, sexólogas y psicólogas del centro Ishtar, opinan que esta es la serie donde la sexualidad se muestra de la manera más natural. Prostitución, incesto, tríos, orgías, 'bondage'... 'Juego de Tronos' nos sirve un amplio muestrario de escenas de sexo como nunca antes se había visto en televisión. Curioso es el caso de la actriz Sophie Turner (Sansa Stark) que ha reconocido recientemente haber aprendido sobre sexo gracias a la serie. Mientras medio mundo discute sobre si los desnudos y las escenas de sexo son gratuitas en la ficción, una de sus protagonistas presume de haber tomado lecciones de educación sexual”.

Fernández y Luna destacan sobre todo el tratamiento que los directores dan al sexo no heterosexual. “Sí, las relaciones homosexuales en la serie son maravillosas: están tratadas con la máxima naturalidad. Una de las escenas cumbre y más sensuales es cuando Loras afeita el pecho de Renly. Tampoco podemos olvidarnos del reino de Dorne, abiertamente bisexual, o la sexualidad de Yara Greyjoy, continuamente puesta en entredicho”.

El sexo es empoderador

Es innegable que los personajes femeninos de 'Juego de tronos' tienen un gran peso en la trama, y que los guionistas les permiten utilizar su capital erótico para alcanzar la influencia que tanto ansían. Desde ese punto de vista, su belleza y sexualidad es empoderadora. El caso más evidente es el de Daenerys de la Tormenta, seguido de cerca por Cersei (Lena Headey). “A través de la evolución sexual de “la madre de dragones” encontramos una mujer fuerte, segura de sí misma y muy sexuada”, explica Raquel Fernández. “Por otro lado, Cersei es astuta, inteligente y superviviente. Utiliza, usa y gusta de su sexualidad, la reina juega al juego de tronos a la misma altura que otros rivales masculinos en una sociedad altamente machista. Recordemos su frase: En el juego de tronos, o ganas o mueres”.

No es sexo, es poder

¿Por qué hablamos de sexo cuando queremos decir poder? En realidad, cuando las críticas se quejan de que 'Juego de tronos' retrata el sexo con mucha violencia, se pierde un poco el significado narrativo del sexo en el contexto de la serie: lo que se muestra es el uso del sexo (de la violación) como arma contra las mujeres. Cersei, Daenerys, Gilly y Sansa son víctimas de la violencia sexual como la manera genérica en la que la lucha por el poder se inscribe en el género femenino. Se trata de doblegar a estos personajes femeninos, no de establecer relaciones sexuales entre iguales. De hecho, esa relación de poder, ese deseo de someter, sigue impulsando las violaciones contra las mujeres que ocurren en los conflictos armados o, incluso, en las fiestas del barrio.


Horóscopo