mujerHoy

vivir

Diez razones para ver Blade Runner 2049

Si todavía necesitas razones para ir a verla, aquí las tienes

Ana de Armas en la presentación de la película
Ana de Armas en la presentación de la película GETTY

Diez razones para ver "Blade Runner 2049"

  1. Porque la crítica se ha vuelto loca. Todos los que amamos la primera Blade Runner desconfiábamos del proyecto de su secuela. ¿Para qué? ¿Por qué? ¿Acaso iban a convertir la obra maestra de la ciencia ficción en una franquicia? A excepción de "El padrino"..., ¿alguna vez segundas partes fueron buenas? Irse a la cama con un viejo amor, siempre suele ser un desastre (en teoría está todo, pero en la práctica falta todo). Sin embargo, los críticos dicen que Denis Villeneuve no falla: Erik Eisenberg, de Cinemablend, asegura que se trata de la "mejor" película de 2017 hasta ahora. Jordan Hoffman, la tildaba de "genial continuación y expansión de la original. No esperaba mucho pero acabé amándola (¡incluso a Jared Leto!)". Hablan de obra maestra, de genialidad, de universo expandido, de nuevos misterios... Ah, y de que es lenta. (De hecho es 46 minutos más larga que el "Blade Runner" de 1982).
  2. Porque se te va a olvidar que Ana de Armas salía en "El internado" (y en "Mentiras y gordas"). El de Ana de Armas es el primer nombre femenino del casting (por delante de Robin Wright) y la única cuyo rostro aparece en el cartel promocional (entre Harrison Ford y Ryan Gosling, ja!). Su personaje tiene pinta de a)No ser real; b) Ser una replicante; c) Ser el amor platónico de K, el protagonista; d) Tener distintas dimensiones (¿y estar de algún modo muerta?). Todos alaban la sensibilidad y sutileza de su interpretación. Su ambigüedad... Y este es, evidentemente, su gran salto a Hollywood. Va a haber un antes y un después en la carrera de Ana de Armas a partir de Blade Runner 2046. Y los haters van a tener que cerrar la boca...
  3. Porque Ryan Gosling (con esa carita de estoy triste, adóptame) sale casi en cada plano. Ya sabemos que Ryan Gosling no es demasiado nada (ni guapo, ni alto, ni rubio, ni masculino, ni actor...) sin embargo, es el más magnético de su generación. Inevitable no enamorarse de él en "La la land"; inevitable no desearle en "Driver" (ese beso en el ascensor...). En fin. En "Blade Runner 2046" es el protagonista absoluto. El papel de K fue creado para él. De hecho, Villeneuve y él (los dos canadienses, los dos grandes amigos) han sido cómplices en todo el proyecto. Casi cocreadores. (En la presentación en Barcelona Villneuve hablaba todo rato en plural y en momento dado tuvo que explicar que se refería a Ryan Gosling y a él). Cuando le preguntamos a Ana de Armas si se había enamorado de él durante el rodaje, no lo pudo negar: "¿Quién no amaría a Ryan Gosling? Cuando, en los últimos Oscar, Emma Stone empezó a hablar de Ryan en su discurso de agradecimiento, no podía dejar de pensar: "Estoy completamente de acuerdo contigo, Emma. ¿Por qué no nos reunimos tú y yo para hablar sobre Ryan?". Durante los cinco meses de rodaje, no hubo ni un solo día en que no nos riéramos juntos. Es un hombre y un compañero maravilloso". Nosotras también queremos quedar con Ana y con Emma para hablar de Ryan. ¿O no?
  4. Porque es estéticamente alucinante. En la película no se ha utilizado ni un croma. Y TODO se ha construido en unos gigantescos platós de Budapest. Ana de Armas dice que pasó más tiempo tratando de disimular su perplejidad ante los decorados que interpretando el papel: "Llovía de verdad, los edificios eran de verdad, los coches se movían de verdad...". Roger Deakins, director de fotografía del film, lleva 14 nominaciones al Oscar y ninguna estatuilla (para que luego se queje Leonardo Di Caprio). Gracias a sus desiertos imposiblemente naranjas y a sus centelleantes brillos de neón, es muy probable que a la decimoquinta vaya a la vencida. La película es como un cuadro de Giorgio de Chirico en movimiento.
  5. Porque tiene el abrigo más molón de la temporada. La historia sucede en Los Ángeles, pero lo mismo podría ser Siberia, si tenemos en cuenta el maravilloso abrigo que lleva Ryan Goslyn en todas las fotos de promoción. Un extraño modelo verde grisáceo, largo hasta las rodillas, con cuello de pelo… La responsable de vestuario de es Renée April ("La llegada", "El caso Fischer"), y decidió que el punto de partida del abrigo tenía que ser, obvio, el trench que llevó el personaje de Deckard en la primera versión de 1982. Pero aquel era mucho más ligero, como los de los detectives de cine negro, y este tiene un punto de cazador de osos. El de la película tiene costuras redondeadas en los hombros, cuatro bolsillos y permite cerrarse de forma cruzada, convirtiendo las solapas en un cuello alto. Hay un par de detalles, según ha revelado su diseñadora, que marcan ese carácter futurista: no tiene botones sino cierres magnéticos y el enorme cuello que protege y tapa la boca tiene que ver con la idea de un entorno ahogado de polución.
  6. Porque sea un replicante, o no, Harrison Ford nunca fue tan humano... Durante el programa de Jimmy Fallon, Harrison Ford reveló por primera vez que durante el rodaje Ryan Gosling se había llevado un buen puñetazo en la cara. En una de las escenas de la película, Deckard golpea a K, y Ford explica que en una de las repeticiones el golpe fue de verdad. "Le lancé como 80 puñetazos. 79 de ellos echan de menos su cara". Pero es que, además de reír, también le hemos visto llorar. Fue en Madrid, ante la pregunta: "¿Usted cree que desde el cine se puede concienciar para conseguir que nuestro futuro no sea tan negro como el que pinta Blade Runner?". "La respuesta es sí", dijo, y rompió a llorar. Como intentaba hablar y no podía, se levantó. Luego volvió a la mesa y dijo que esa pregunta le daba sentido a su carrera.
  7. Porque es un blockbuster de autor. Y si no la ves todo el mundo te va a hablar de ella, te lo contará todo y te sentirás marginado. ¿He dicho ya que Denis Villeneuve es un genio? Si no viste La llegada, ¿a qué esperas? ¿A que le den los Oscar?
  8. Porque es una gran excusa para volver a ver la primera. Y escuchar la voz de Constantino Romero diciendo: "He visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir". No te pongas estupendo. En esa época todo el mundo veía las películas dobladas.
  9. Porque ya está bien de decir que todo lo bueno está en las series... Y no es verdad. ¿No te habrás hecho demasiado perezoso para ir al cine? Te recuerdo que es un ritual colectivo, una experiencia inmersiva menos cómoda que el sofá y la mantita, pero mucho más vital. Y que sigue habiendo gran cine, lo que pasa es que ya no te enteras porque estás demasiado ocupada con lo que te recomienda Netflix (en bucle).
  10. Porque nadie habla de Cataluña. Al contrario que en las redes sociales, tu WhatsApp, la radio, la tele y en los periódicos. Y a lo mejor no te viene mal desconectar...


Horóscopo