mujerHoy

vivir

Objetivo: ser feliz

No es un imposible: es un camino. Y es verano, con tiempo, resulta un poco más fácil. ¿La clave? Disfrutar sin exigencias de lo que amas. Desde hoy, desea, libera, arriesga, asume... Escúchate

Mujer saltando de felicidad
Mujer saltando de felicidad getty

Tratar de ser feliz es uno de los objetivos más importantes de nuestra vida. Sin embargo, es imposible cuando se plantea como una obligación. Y más difícil todavía alcanzarla y cuando priman la prisa, la rapidez y el estrés. Todos los "gurús" de la felicidad, como el psicólogo y superventas español Rafael Santandreu (autor de Ser feliz en Alaska, de Grijalbo) o el experto en psicología positiva de Harvard Tal Ben-Shahar (autor de Being happy), hacen hincapié en que lo importante es dejar a un lado el perfeccionismo para alcanzar el bienestar. En que quererlo todo es lo contrario a la alegría.

Proliferan las clases de meditación, de yoga, de masajes... Pero al salir de ellas nos encontramos con las exigencias contradictorias de una sociedad sometida a la rentabilidad, que genera sufrimiento y ansiedad. ¿Quién no ha hecho en su rato libre listas de tareas pendientes o se ha puesto a ordenar la despensa o los armarios, en lugar de retomar la novela pendiente, prepararse un baño o quedar para tomar el aperitivo con la amiga a la que echas de menos? Las mujeres somos las reinas del "tengo que". ¿Por qué no aprendemos a cuidarnos? Escúchate a ti misma y disfruta de las cosas sencillas. ¿Por qué no empiezas hoy?

Objetivos:

  1. Desayuna temprano y al aire libre. Madrugar nunca ha sido tan agradable como en esta época del año: no hay nada más relajante que levantarse al alba y contemplar, en soledad -y en silencio- como va naciendo la luz, con una buena taza de café o té en la mano y tras haber disfrutado de un plato de fruta fresca. Consulta #healthybreakfast. Encontrarás cientos de ejemplos para tu desayuno: smoothies, cereales mezclados con frutos secos, yogures...
  2. Concéntrate en las buenas noticias. Ya sabemos que no es fácil, pero quizá el verano sea el mejor momento para dejar de chequear obsesivamente tus redes sociales y las webs de noticias y ganar ese tiempo para la lectura: las novelas que se han ido amontonando durante el año o las revistas de moda, de decoración, de estilo de vida... ¡o del corazón! Sus titulares tratan de historias de superación, de objetivos logrados o de historias de amor. Por una vez, dedícate al romanticismo (sin culpa).
  3. Asume la imperfección de las cosas. Por ejemplo de la maternidad ¿Conoces el Club Malas Madres (www.clubdemalasmadres.com)? Su lema: "No soy superwoman ni quiero serlo". Este es un capítulo esencial para ser más feliz: no tienes que ser perfecta para llevar una vida más rica y más feliz. Lo afirma el autor de Being happy, el psicólogo Tal Ben-Shahar. El secreto es aceptar la vida tal y como es:"Eso te liberará del miedo al fracaso y de unas expectativas demasiado altas", asegura.
  4. Reconoce que tienes suerte. Primero: haz oídos sordos a la vocecita interior que te dice "no lo conseguiré nunca". Las circunstancias pesan, pero también nuestra capacidad para adaptarnos. Segundo: actúa como si hubieras conseguido tu objetivo. Visualizar el éxito te permite ponerte en un estado de ánimo constructivo.
  5. Libera tus movimientos. ¿Conoces el hiplet? ¿Y el booty shake? Pues la red está llena de vídeos que dan muchas ganas de ponerse a bailar La primera es una mezcla de hip-hop y de ballet clásico y nació en el Chicago Multicultural Dance Center en 1994. Quizá no consigas emular los movimientos de ninguna de los dos, pero lo importante es que captes su filosofía: baila como puedas y como quieras, lo importante es sentir que eres libre y no tienes miedo.
  6. Desea. A menudo, somos las primeras en poner freno a lo que deseamos y en fijarnos límites. Atrévete a escuchar lo que quieres. Deja de mezclar el "yo quiero" con el "yo debo". Vive como si no tuvieras miedo.
  7. Camina. Regálate un paseo por el campo. Un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos muestra que caminar en la naturaleza reduce el estrés y el pensamiento obsesivo que tiende a hacernos ver la vida como una montaña de dificultades, sin esperanza.
  8. Practica yoga. Empieza por el nivel más fácil y olvídate de las exigencias del gimnasio para conseguir un cuerpo perfecto (siempre esa palabra, perfecto). Lo importante es que te sientas bien y aumentes la salud de tu cuerpo, no que te sacrifiques en pos de una musculatura sin tacha.
  9. Salta en el trampolín. Lo hacen Kim y Khloé Kardashian o la actriz Michelle Williams. Se llama Rebounding, Jumping fitness, Ubound, Trampo-pilates o Urban trampoline. Ayuda a trabajar la respiración y la musculatura suavemente gracias al movimiento de amortiguación. Y permite desarrollar el equilibrio y la concentración.
  10. Decora un balcón con flores. Si tienes la suerte de disponer de una pequeña terraza, balcón o simplemente, de unos buenos alféizares, no dejes que se queden desiertos. No hay nada como una buena sesión de jardinería casera para quitarse el estrés. Además, el cuidado cotidiano de las plantas, verlas crecer y florecer poco a poco, te conecta a la tierra y al centro de la vida y te da una noción del tiempo sin metas ni prisas.
  11. Disfruta de tu mascota. Gato o perro, cada uno a su estilo pueden enseñarte el sentido de vivir con plenitud. Obsérvalos: relajados o exploradores, profundamente entregados al aquí y ahora, viven lo esencial y solo piensan en su bienestar. Son una guía viviente de mindfulness. Juega o pasea con ellos: es un momento de concentración, de reflexión, de meditación.
  12. Vete de verbena. No hay mayor placer que la ciudad al atardecer en verano, desierta y desconocida. Es una forma de redescubrir las calles los barrios y también a tus amigos. ¿Hay algo mejor que picotear, charlar o bailar al aire libre sin prisas, sin planes?
  13. Viaja sola. Atrévete, concédete unas vacaciones tuyas, lejos de los niños y de las expectativas contradictorias de tu pareja. Viajar en solitario permite acercarse más a los demás y encontrar tu ritmo. ¿Qué otra cosa es ser libre?

Horóscopo