mujerHoy

vivir

Qué hacer si toma drogas

El contacto con sustancias estupefacientes es cada vez más precoz. Ante esta amenaza, es fundamental que cada miembro de la familia sepa cuál es su papel y cómo defenderlo.

Dos chicos probando drogas.
Dos chicos probando drogas. getty

La adolescencia es un terreno abonado para el consumo de drogas, ya que la ansiedad, la incomodidad física y psíquica, y la incertidumbre sobre el futuro desaparecen en el paraíso artificial que crean los estupefacientes. Pero, por culpa de estas sustancias, desciende la inquietud de los adolescentes y aumenta la de los padres, que temen que sus hijos queden enganchados a la droga o marginados en una sociedad que cada día pide más capacidad competitiva y solidez personal.

Lo habitual es que lleguen a controlar la situación cuando accedan a este tipo de experiencias de manera episódica, pero conviene estar atentos. Hacer la vista gorda empeora su situación. Hay que tomar medidas y la primera de ellas es hablar. Más que aleccionar, es preciso escuchar lo que les ocurre, saber cómo se sienten. Frases como "no sabes lo que haces" o "de la droga blanda a la dura hay un paso" no favorecen el diálogo que conviene fomentar en esos momentos.

Una posición excesivamente autoritaria puede arruinar la posibilidad de un encuentro en el que intercambiar ideas con franqueza. En cuanto a asustarles, no suele dar resultado: perciben que se les trata como a niños y, precisamente, su intento de dejar de serlo es una de los motivos que les hace agarrarse a la droga. Con ella se "colocan" en un grupo de pertenencia, porque se sienten "descolocados" en el mundo adulto. Intentan crear un universo imaginario, porque son incapaces de manejar la realidad. Conviene poner límites claros, transmitiéndoles la idea de que pueden cumplirlos. Aunque protesten, comprenderán que se les ponen porque actuamos como padres y nos interesamos por su bienestar.

Hay que distinguir qué tipo de relación tienen él o ella con las sustancias que toman. No es lo mismo ser un usuario habitual que un consumidor de fin de semana. Una actitud nada conveniente de los padres es negar las señales que perciben diciéndose a sí mismos que son cosas de la edad y que ya se les pasará. Este asunto forma parte de la tarea educativa y los padres deben tener al menos una información básica que les permita, en el peor de los casos, saber a quién pueden recurrir para pedir ayuda.

Un refugio dañino

El estado psicológico previo a la llegada de la adolescencia condicionará las características de su encuentro con las drogas. Los jóvenes casi siempre tendrán el deseo de transgredir la ley y una manera de hacerlo es coquetear con este mundo que tampoco es necesario buscar, porque está a la vuelta de la esquina. Pero una cosa es que gocen con esa transgresión y, otra, que ese sea su único modo de gozar. En este último caso, entran en un proceso destructivo. El abandono afectivo o la extrema protección favorecen que los jóvenes se hallen faltos de recursos internos para hacerse adultos.

Los primeros años de vida sientan las bases para que un adolescente tenga una relación de excesiva dependencia con las drogas. Si, en el comienzo, la madre no ha podido responder de manera adecuada a la demanda infantil o ha permanecido demasiado apegada al hijo, se puede producir una fijación a ella y un "yo" precario. Ahora bien, para que esta fragilidad se produzca es necesario un padre que haya hecho cierta dejación de su función.

Evitar errores

  • No podemos negar lo que sucede y esperar a que se le pase, atribuyendo su estado a "cosas de la edad".
  • No hay que desvalorizarle con frases como "así no vas a conseguir nada en la vida". Ya se siente bastante incapaz de manejarse en la realidad.
  • Suponer que nosotros no podemos hacer nada por ayudarle, porque ya es mayor y depende de su voluntad, es un error. Esta es una forma de rechazarle.
  • Hay que evitar confundir los actos que puede realizar, y que son reprobables, con la persona que es y confiar en que va a resolver lo que le sucede. También es un error enfrentarse, porque rechazará la ayuda.

La figura paterna es un factor clave para que la adicción de un adolescente se consolide y llegue a ser dañina. Si el padre no es capaz de sostener las dificultades de la madre y no pone límites al dúo madre-hijo, para no hacerse cargo de las necesidades de ambos, no está ayudando a ese hijo a separarse de la madre. El hijo queda así con una identidad más precaria y desea refugiarse en un estadio anterior, más infantil, que le protegía de hacerse cargo de sí mismo y de enfrentar la realidad de una forma autónoma. Esa autonomía necesita conseguirla de la mano de un padre que le oriente fuera del ámbito familiar.

Julio tiene 17 años, comenzó a beber con 13 y un año después ya consumía sustancias que le llevaron a marginarse y salir con muy pocos amigos. Se pasa mucho tiempo encerrado en su habitación diciendo que está estudiando, aunque ha suspendido cinco asignaturas. Su madre está muy preocupada por él y su padre decide llevarle a un tratamiento psicoterapéutico.

Qué podemos hacer

  • Si se quiere que el adolescente cambie, también hay que cambiar la mirada que se tiene sobre él. Es muy importante tener una buena comunicación y para esto hay que escucharles. Hay que proporcionarles salidas creativas, solidarias y responsables, para que se sientan útiles y mayores.
  • Detrás del consumo de drogas, cuando se hace habitual, siempre hay problemas personales serios que tienen que ver con un miedo terrible. Si es necesario, hay que buscar ayuda psicológica.
  • Si el diálogo es imposible, la intervención de terceros (abuelos, tíos, amigos...), alguien que tenga ascendencia sobre él, puede ser aceptada.

Cada uno en su papel

Julio tiene dos hermanas mayores. Su padre tiene tendencia a beber, por lo que su madre tiene un conflicto con él. En la segunda entrevista, Julio dice, al hablar de sus padres: "Mi madre es la que lleva los pantalones". En el desarrollo del tratamiento se ve la dificultad que este adolescente tiene para identificarse con su padre. Ese sentimiento de no virilidad es muy importante. Por eso, el hecho de que su padre sea quien haya dado el paso para ayudarle acaba siendo clave para que la depresión oculta tras el consumo de drogas pueda ser tratada y Julio construya una identidad.

Françoise Doltó, psicoanalista especialista en adolescencia, dice que con la droga el deseo de vida queda enterrado, se hace mudo y hace regresar al "bebé atiborrado", borrando así la identidad sexual, pues feminiza a los chicos y desfeminiza a las chicas.

Según el psicoanalista J. D. Nasio, cuanto más de acuerdo se siente un padre o una madre en el papel que tiene que desempeñar con su hijo, mayor será la eficacia que tenga en ayudarle para que este pueda encontrarse de acuerdo consigo mismo.

*Artículo originalmente publicado en el número 968 de mujerhoy.


Horóscopo