mujerHoy

belleza

Hilos tensores: ¿qué son y para qué sirven?

Se les conoce como hilos mágicos porque logran combatir la flacidez en la cara y en el cuerpo de forma rápida, segura y sin pasar por el quirófano. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tratamiento estético de efecto inmediato.

Los hilos tensores ayudan a combatir la flacidez del rostro y del cuello.
Los hilos tensores ayudan a combatir la flacidez del rostro y del cuello. fotolia

Además de las arrugas y de las manchas, la flacidez es otro de los signos del paso del tiempo que más preocupa a las mujeres (y también a muchos hombres). La flacidez, que afecta tanto al rostro, como al cuerpo (brazos, glúteos, piernas…), es la pérdida de firmeza de la piel que se produce por el debilitamiento de los tejidos que hacen de sostén como el colágeno y la elastina. Con el paso del tiempo la producción de colágeno disminuye de manera importante, por lo que la piel pierde firmeza con los años.

Para luchar contra la flacidez, sin pasar por el quirófano, desde hace unos años, el tratamiento médico-estético más utilizado son los hilos tensores, conocidos también como hilos mágicos o japoneses. El doctor Pierre Nicolau puntualiza que "los hilos tensores son un procedimiento aconsejable para mujeres y hombres que presentan los primeros síntomas de envejecimiento. Para aquellos que quieren reducir el impacto de las primeras arrugas o de los surcos demasiado marcados". Es decir, es una técnica de rejuvenecimiento que no funciona en pieles muy maduras, con arrugas demasiado marcadas y una flacidez extrema.

¿Qué son los hilos tensores?

Son filamentos del grosor de un cabello de diferentes materiales pero todos biocompatibles, por lo que no producen alergias ni rechazo. Los más utilizados en estética son los hilos de polidioxanona, un material reabsorbible y compatible con el organismo. Los hilos tensores se utilizan en otros campos de la medicina, como la cirugía cardiaca, así que son seguros, nada invasivos, y se pueden hacer retoques.

¿Cómo se colocan?

En el Instituto Médico Láser nos explican que "los hilos se colocan a nivel dérmico mediante una aguja muy fina. Una vez posicionado el hilo, la aguja se retira y el hilo queda fijado en la zona deseada. Los hilos mágicos no precisan anclaje ni sutura, por lo que su colocación es rápida. Además, no se notan a la vista ni al tacto". La colocación se realiza sin anestesia o con anestesia local y suele durar entre 20 y 30 minutos. No es dolorosa para el paciente y no es necesaria la hospitalización. Los posibles efectos secundarios son inflamación y algún pequeño hematoma que desaparece a la semana.

¿Cuánto tiempo dura su efecto?

Los hilos tienen un doble efecto: tensar la zona tratada y estimular el colágeno, reactivando su producción. Sus resultados son, por una parte, inmediatos, ya que producen una tensión con efecto lifting, y por otra, progresivos. Aproximadamente 3 meses después de su implantación se alcanza el resultado deseado. Y aunque el cuerpo reabsorbe los hilos a los 6-8 meses, sus efectos se mantienen entre 12 y 18 meses.

Antes de proceder a colocar los hilos, el especialista tiene que marcar la zona por donde irán.
Antes de proceder a colocar los hilos, el especialista tiene que marcar la zona por donde irán.

¿En qué zonas se pueden aplicar?

En el rostro los hilos tensores se colocan para elevar las cejas y los pómulos, mejorar el surco nasogeniano y el código de barras, combatir el doble mentón, reafirmar el cuello y, en general, rejuvenecer la piel, dejándola más tersa, elástica y luminosa, según nos explican desde el centro de belleza Maribel Yébenes.

Pero además los hilos mágicos también sirven para combatir la flacidez en ciertas partes del cuerpo: la cara interna de los muslos y de los brazos, los glúteos, el abdomen e incluso el pecho.

Sus principales ventajas son...

  • Producen una mejoría inmediata de la flacidez, sin tener que someterse a una cirugía
  • Es un procedimiento seguro, sencillo, rápido, sin incisiones y sin riesgos
  • Sus resultados son naturales
  • Es un procedimiento corto: basta una sesión de entre 30-60 minutos para ver los primeros efectos
  • Son efectivos para corregir la flacidez del rostro y también de ciertas partes del cuerpo como los brazos, los muslos, el abdomen, los glúteos y el pecho
  • Son compatibles con otras técnicas de rejuvenecimiento como el bótox, las vitaminas, la radiofrecuencia, etc.

El precio de los hilos tensores varía en función de la zona del cuerpo o del rostro donde se aplican, así como del tipo de hilo. si decides someterte a esta técnica de rejuvenicimiento, nuestra recomendación es que te pongas en manos de un buen profesional para conseguir los efectos deseados.

NOTICIAS RELACIONADAS:

- Tratamientos para rejuvenecer

- Diez preguntas sobre la liposucción con respuesta

- Renée Zellweger: análisis de los cambios de su cara

- Eliminar el ceño fruncido sin bótox