mujerHoy

belleza

7 cosas que nunca deberías hacerle a tu piel

Solemos contarte qué pasos de belleza debes seguir para lograr un rostro radiante, luminoso y joven. Pero, ¿y lo que no debes hacer? ¡Toma nota!

Si quieres tener una piel radiante y luminosa como estas modelos, recuerda no hacer estas cosas.
Si quieres tener una piel radiante y luminosa como estas modelos, recuerda no hacer estas cosas. Getty Images

Tu piel te va a acompañar toda la vida, por eso es importante que la cuides. Y aunque normalmente te contamos lo que deberías hacer para conservarla joven, firme, suave, sin manchas... también queremos hablarte de lo que no deberías hacer.

De forma involuntaria, muchas veces, hacemos cosas que perjudican nuestra piel y que van a impedir que luzca sana, luminosa y bonita, a pesar de que utilices las cremas más adecuadas. Así que toma nota de estas cosas que, por insignificantes que parezcan, tienen mucha repercusión en tu piel.

1. Tocar tu cara

¿Cuántas veces te tocas el rostro al día? Y en la mayoría de las ocasiones, tus manos no están limpias. En las manos se esconden miles de bacterias, microbios, gérmenes y otros agentes infecciosos. Tocar constantemente tu rostro con las manos puede agravar el acné. Sí, y no solo nos referimos a no manipular tus granos o espinillas, evita tocarte la cara a menudo, sobre todo si llevas horas sin lavártelas.

2. Exponerte al sol sin protección

El sol es el máximo responsable de las manchas en la piel, pero también de las arrugas y de la pérdida de elasticidad. Así que si quieres retrasar el envejecimiento prematuro de tu piel, no la expongas al sol sin protección. Ni siquiera en invierno. Utiliza cremas y maquillajes con protección solar o aplica un protector solar todo el año.

3. Olvidarte de la limpieza por la noche y por la mañana

Muchas mujeres creen que como no utilizan maquillaje no deben limpiarse el rostro antes de acostarse. Nada más lejos de la realidad. El sudor, la contaminación, el sebo que produce tu piel... hacen que tu rostro se ensucie, a lo largo del día. Las impurezas tapan los poros causando acné, granos, espinillas, irritaciones, envejecimiento prematuro y falta de luminosidad. Por eso, la limpieza es uno de los pasos más importantes para tener una piel bonita, suave y joven más tiempo. Y lo ideal es que limpies tu rostro por la noche y también por la mañana. Por la noche tu piel también acumula toxinas que debes eliminar, y no solo con agua, antes de aplicar tus tratamientos diarios.

4. Olvidarte de la exfoliación

Una vez a la semana o dos, si tu piel es grasa, tienes que exfoliarte. Solo así conseguirás eliminar las células muertas que se acumulan en la superficie de tu piel, y que harán que ésta aparezca apagada y sin luz. La exfoliación semanal ayuda a regenerar la piel y a que esté más suave y tersa. Si, además, después de la exfoliación, utilizas una mascarilla facial apropiada para tu piel, mucho mejor.

5. Fumar

Cada vez estamos más concienciados de los problemas de salud que ocasiona el tabaco. Pero, además, fumar no es bueno para la piel. Por una parte, el humo ensucia la piel, taponando los poros, además de ensuciar los dedos. Por otra parte, el tabaco provoca deshidratación, arrugas prematuras y un color amarillo grisáceo, por la poca oxigenación de las células.

6. Dormir poco

La falta de sueño conlleva muchos problemas para la salud, como la ansiedad, el menor rendimiento físico o irregularidades gastrointestinales. Pero también para tu piel, y no solo por las ojeras. Dormir pocas horas de forma continua aumenta las arrugas y líneas de expresión, también las manchas y las rojeces. Llevar un estilo de vida saludable con 7-8 horas de descanso diario es imprescindible para tener una piel bonita y sana. Evita, además, en la medida de lo posible, las situaciones de estrés, que también pasan factura a la piel.

7. Abusar de los alimentos procesados, el azúcar, la sal, el alcohol y la cafeína

Cada vez hay más estudios que concluyen que en el estado de nuestra piel influye mucho la alimentación, y no solo la genética y los cuidados de belleza. Hay alimentos que aceleran el proceso de envejecimiento de la piel como los refrescos azucarados, el café, el alcohol, la sal o la comida picante. Por eso te aconsejamos que lleves una alimentación sana y equilibrada, evitando la comida procesada, rica en grasas y azúcares. ¡Tu piel te lo agradecerá!


Horóscopo