Diane Kruger:"Me gustaría que me vieran como una mujer con clase"

  • Ella es, a pesar de Nicole Kidman, la heredera del inteligente saber estar de Grace Kelly. Un “mix” de determinación alemana, encanto francés y sentido práctico americano, envuelto en una asombrosa piel de alabastro. Triunfadora habitual en la alfombra roja, protagoniza la serie 'The Bridge'. 

Si hay algo que provoca inmediatamente la envidia de cualquier mujer es una piel inmaculada: no hay cosmético que logre convertir una dermis del montón en un dechado de luz. La de Diane Kruger es insultantemente perfecta, casi escandalosa de tan límpida. Si es cierto que es otro espejo del alma, Kruger debe de ser prácticamente santa. Súmenle una rara elegancia de movimientos, su estimable cultura (habla inglés, francés y alemán) y una de las carreras más inteligentes de las que se tienen noticia en el último cine. Cuando te dispones a odiarla, te resulta imposible: su naturalidad y sencillez desarman.

Divertida en su círculo íntimo pero algo tímida frente a extraños, esta modelo mutada en actriz presume de ser la única mujer del mundo que se atreve a presentarse ante Karl Lagerfeld en chándal. Cosa inevitable si es tu vecino de al lado (en Los Ángeles) y no te pones otra cosa para ir a comprar los “croissants” por la mañana.

Pero esta concesión a la comodidad es prácticamente la única que rompe las reglas de la etiqueta. “Por mucho que vea a otros en camiseta, sigo arreglándome para salir a cenar, y tampoco soy del tipo de chica que verás saliendo de un club sin la ropa interior puesta”, confiesa entre risas.

Desde luego, Diane Kruger (Algermissen, Alemania, 1976) está en las antípodas de las protagonistas habituales de los tabloides. Su reino es, efectivamente, de otro mundo: el del glamour. Aunque últimamente sale un día sí y otro también en los papeles rosas por su relación con el actor Joshua Jackson ('Dawson crece') y unos ya atronadores rumores de boda.

Duelo de rubias

Triunfadora habitual de la alfombra roja (January Jones, la rubísima de 'Mad Men', ha confesado que estudia todos sus “looks” para imitarla), su nombre sonó insistentemente para el papel protagonista de la película sobre Grace Kelly que finalmente se llevó Nicole Kidman. Lo cierto es que la conexión Kruger-Kelly es algo más que física: “Crecí amando a los actores y actrices del Hollywood clásico que aún se rodeaban de cierto aura de misterio. Imposible adivinar lo que había tras el personaje... Grace Kelly siempre aparecía como el epítome de la elegancia, aunque cualquiera podía ver que ella era mucho más. No quiero decir que trate de emularla, pero me gustaría ser vista como una mujer con cierta clase”.

Su Alfred Hitchcock particular, su director favorito, no es otro que Quentin Tarantino. La convirtió en “dominatrix” en 'Malditos bastardos' (2009), papel por el que se llevó el Premio Chopard a la interpretación revelación en Cannes. “La mayoría de los directores idealizan a sus actrices y las convierten en objetos eróticos, bellos. Con Quentin no sucede así. Él contempla a las mujeres como parte de su creación. Jamás he sido mirada por un director como lo ha hecho Tarantino”.

Un momento dulce 

En estos días, Diane Kruger se asoma por partida triple en las portadas de medio mundo: con una campaña publicitaria para Chanel, con la película 'Llévame a la luna', la primera comedia romántica que protagoniza, y con la serie de Fox 'The Bridge', un papel que le ha valido las buenas críticas que validan su, hasta ahora, prometedora carrera como actriz. Sin embargo, no le ha sido nada fácil a esta mujer, solo aparentemente frágil, llegar a este momento dulce. Y solo ingentes cantidades de determinación y afán de superación le han permitido sobreponerse a una infancia y adolescencia en la que no faltaron los problemas.

Diane nació y creció en un pequeño pueblo al norte de Alemania, en el seno de una familia que no fue ajena a las estrecheces económicas. Desde muy pequeña, mostró cualidades para el ballet y llegó a ingresar en la escuela del Royal Ballet de Londres. Por desgracia, una lesión terminó con su primera vocación, aunque ella misma ha confesado que, antes de tener que abandonar, ya intuía que no tenía el físico ni la gracia de muchas de sus compañeras.

“Cuando me lesioné, ya me había dado cuenta de que no tenía el talento suficiente como para convertirme en una primera bailarina. Fue un descubrimiento doloroso a aquella edad... Pero aprendí la importancia de la disciplina y el esfuerzo y descubrí lo mucho que me gustaba estar sobre el escenario”.

Durante su adolescencia, vivió otro trance difícil: el divorcio de sus padres, agravado por el alcoholismo de su progenitor. Tuvo que ayudar económicamente a su madre con trabajos por horas aquí y allá. Aún hoy, cuando se le pregunta de qué logro se siente más orgullosa, Diane contesta invariablemente que de comprarle una casa a su madre, cuando cumplió 27 años. “Quizá porque vengo de una familia de clase media-baja, sé lo importante que es, el increíble mérito que tiene poder llegar a hacer algo así”.

La última María Antonieta que ha dado el cine (en 'Adiós a la reina', de Benoît Jacquot) es toda una experta en reinvenciones. Tras su lesión, y gracias a un novio que envió su foto a un concurso de jóvenes modelos en el que quedó finalista, se plantó en París a los 15 años con un contrato con la agencia Elite que le abrió las puertas de Dior, Yves Saint Laurent, Armani o Chanel, firma a la que se ha mantenido unida desde entonces. La lealtad es, como vemos aún hoy, recíproca. “Cuando comencé mi carrera de actriz fueron los primeros en enviarme ropa y desde entonces no he dejado de frecuentar la casa. La relación es muy cercana: conozco a todo el mundo por su nombre”.

Adiós a la moda 

El que prende la mecha de su curiosidad por el mundo del celuloide es el director Luc Besson. El francés más taquillero la anima a que tome clases de interpretación e incluso le ofrece un papel en 'El quinto elemento' (1997), que Diane rechazó porque su francés no era todo lo perfecto que debiera. Finalmente, a los 22 años, Diane dejó su carrera de “top” en lo más alto y comenzó a formarse. “Sinceramente, me aburrí de ser una percha. Ya no me encontraba cómoda interpretando el papel de una mujer que no existe. No me interesa estar lo más bella posible ni en las fotos promocionales de las películas. Esa búsqueda de una perfección imposible me resulta ridícula. Prefiero mostrar mis debilidades, mis dudas, que tratar de ser algo que no soy”.

Su flechazo con el cine (y del cine con ella) se trasladó muy pronto a su vida personal: su noviazgo con el actor francés Guillaume Canet cristalizó en matrimonio en 2001, pero se rompió en 2006. “Estábamos más tiempo trabajando que juntos”, asegura. Para entonces ya había filmado 'Troya' (con Brad Pitt), 'Tesoro Nacional' (con Nicholas Cage) o la fantástica 'Copying Beethoven' (con Ed Harris). Y se había enfrentado a un enemigo inesperado: la misma belleza que había jugado a su favor durante su primera encarnación en la moda, se puso en su contra como actriz.

Demasiado guapa

Un reputado crítico neoyorquino escribió a propósito de su Helena de Troya: “Es demasiado bella para interpretar un papel con sustancia”. Su reacción volvió a mostrar que su inteligencia es, al menos, tan relevante como su apariencia: “Decidí seguir mi propio camino. He optado por progresar lentamente y te puedo asegurar que no ha sido un viaje fácil. “Troya” solo fue mi tercer o cuarto filme, pero recibí una atención totalmente desproporcionada por parte de medios e industria. Fue excitante y, a la vez, incómodo, porque era una recién llegada que apenas sabía qué estaba haciendo. Por eso opté por perfeccionar mi oficio eligiendo películas pequeñas y, a ser posible, europeas. Eso me dio la oportunidad de aprender de maestros como Ed Harris, a quien tanto debo. Y así he llegado hasta donde estoy ahora que, probablemente, no es ni la mitad de mi camino”.

Su afán de perfección (no olvidemos su origen alemán) no tiene fin. Ha confesado, por ejemplo, que sigue una terapia que la ha ayudado a remontar sus imposibles relaciones sentimentales, lastradas por la sombra de un padre ausente: “Estoy segura de que he salido con hombres mucho mayores de lo que me convenía debido a ello... Y que a muchos se lo he hecho pasar fatal. Por suerte, ya no estoy enfadada con él. ¡Y adoro a los chicos!”.

En concreto, a uno: Joshua Jackson, con quien lleva más de siete años. “Todas las relaciones son difíciles, no importa el trabajo que tengas o si eres rico o pobre. Todo se basa en el compromiso, aunque la terapia también ayuda...”, reconoce. Tanto es así, que en un reciente vídeo para la firma Jaeger-LeCoultre, Diane se atrevió a avanzar su próxima reinvención: “Ser madre. Formar una familia”. 

Rompiendo esquemas

- Contraria a la cirugía. “Las arrugas no sólo son aceptables, sino necesarias”. Por eso, afirma que no piensa operarse para parecer más joven: “No tengo miedo de ir en contra de Hollywood”.

- Anti-sexy. Suele aparecer en las listas de las actrices más deseadas, pero no es algo que le quite el sueño. “Ser sexy está bien, pero sin pasarse. Lo que más detesto del mundo es la vulgaridad”.

- Fan. De Don Johnson. Se lo presentaron en el rodaje de “Malditos bastardos” y no pudo evitar gritar y tartamudear.

- Original. “No me gustan nada de nada las tendencias. Intento vestirme justo al contrario de lo que se espera”.

- Segundo padre. “Karl Lagerfeld es como mi padrino. Y la persona más divertida que conozco”.

- Comprometida. Llegó a vivir tres semanas en un hospital psiquiátrico para rodar “Frankie” (2005), en la que ella era la única actriz entre un reparto de pacientes reales.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Los looks de Olivia Palermo y Miranda Kerr, ¡rebajados! Fichamos las prendas y accesorios para imitarlos http://t.co/Ef9iOs5waO Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Todo a punto para que comience #FinalMasterChef ¿quién ganará? @Pepe_elBohio nos da pistas... http://t.co/LwwEvFJYGd Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Dime qué deporte practicas... y te diré cómo tienes que vestirte http://t.co/NwLkGbhLIl Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¡Última llamada!Con #LupaMH dinos cuál de nuestras blogueras lleva estas sandalias y podrás ganar 5 brillos de labios... Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Entrenamiento duro, efectivo..¡y con estilo! Descubre por qué @reebokES y @LesMills triunfan en todo el mundo http://t.co/OP5SlUKFZe Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Planificación y buena compañía, las claves para que un embarazo múltiple sea un completo éxito en tu familia. http://t.co/5hLARmu6EL Hace 6 horas · responder · retweet · favorito

¿Con este calor y sin aire acondicionado? No importa, tenemos la solución para enfriar tu casa http://t.co/RTltGsRGIp Hace 6 horas · responder · retweet · favorito

¿Qué comen famosas como Natalie Portman o Anne Hathaway? http://t.co/pQwWtdrMD6 Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

¿Buscas un plan de verano diferente? #CarteNoire nos propone organizar una cata de café en casa http://t.co/UzjFRzMksV Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

Las reflexiones de @Pepe_elBohio sobre los dos finalistas de @Masterchef_es que hoy se juegan la final http://t.co/62LiCICGfJ ¿quién ganará? Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

Instagram