mujerHoy

moda

MBFWM primavera-verano 2017: Ana Locking y el caos como fuente de inspiración

La diseñadora ha presentado 'The thinker', una colección evolutiva que nos recuerda que la vida no es un camino de rosas.

Desfile de Ana Locking Ver esta galería de fotos
Desfile de Ana Locking Gtres

'"The Thinker' parte de ese caos inicial del pensamiento, hacia la necesidad de un orden. Arranca desde un pachwork de ideas y acaba en la melancolía del desenlace de un orden final, esa melancolía que surge siempre cuando el proceso de algo placentero acaba por concluir", describe Ana Locking. "Pero también es una dedicatoria a todos aquellas personas que huyen de lo acomodado, a las que admiro y tomo como referencia personal para seguir avanzando", apostilla.

Con tres registros que se entremezclan a lo largo del desfile, la colección primavera-verano 2017 de Ana Locking huye de los cánones clásicos de la belleza y se articula sobre la búsqueda personal de la armonía de lo imperfecto. La pasión que la diseñadora siempre impregna en sus diseños se ha hecho patente, una vez más, a través de un lenguaje reinventado, de los juegos de color, del trabajo de los tejidos (rotos, rasgados, descompuestos, zurcidos).

Los opuestos se han abrazado sobre la pasarela, y hemos visto estampado de camuflaje, y también flores; sedas cargadas de perlas bordadas y paillettes; pero también encaje rústico realizado en algodón, una ligera voilé con efecto 'tye die' y una paleta cromática que se mueve del verde militar al 'purple rain', pasando por el oliva, los tierra, el hueso, el color ceniza, el intenso sangre, el lapislázuli o el cereza.

Ana Locking pretendía mostrarnos una forma diferente de entender la riqueza de los tejidos y lo suntuoso de las prendas, otra manera de entender el 'prêt à porter'. Y lo ha conseguido.