mujerHoy

moda

MBFWM primavera-verano 2017: de 'clubbing' con Alvarno

Arnaud Maillard y Álvaro Castejón siempre emocionan y enamoran con sus propuestas, y hoy lo han vuelto a conseguir.

Carrusel final del desfile de Alvarno Ver esta galería de fotos
Carrusel final del desfile de Alvarno Gtres

Cuando venía hacia la sala de prensa pensaba que no podía ser objetiva al escribir mi crónica del desfile de Alvarno, pero al ponerme delante del teclado, después de ver su colección primavera-verano 2017 y su puesta en escena sobre la pasarela me he dado cuenta de que no es subjetividad, sino una realidad incuestionable: Arnaud Maillard y Álvaro Castejón siempre emocionan y enamoran con sus propuestas.

Se definen como creativos y empresarios, pero realmente son unos artistas de la moda que consiguen crear un imaginario que se acerca a la Alta Costura más que ninguna otra firma en nuestro país. "Si nosotros lo que hacemos es 'prêt à porter'", me corrigen, y al final llegamos al acuerdo en el término medio de que lo suyo es 'prêt a couture'.

Le pongamos el nombre que le pongamos, la colección primavera-verano de 2017 de Alvarno ha vuelto a ser sublime, y se llevarían su cuarto Premio L'Oreal (muy disputado con Jorge Vázquez o the 2nd Skin, eso sí) si les dejaran optar a él.

Dicen que esta colección está inspirada por el universo de la pintora Georgia O'Keeffe, y también por las chicas que vuelven de fiesta un sábado por la noche, cansadas, pero que mantienen intacta su elegancia y su estilo. Estas influencias has han materializado en bordados a mano artesanales que se mezclan con neoprenos ligeros, en sus cuerpos hechos a mano que demuestran un trabajo de confección exquisito, en la seda 'tye die' teñida a mano o con estampado de cebra que se alía con aplicaciones multicolores efecto collar, en esos vestidos que son una joya, en las espaldas que se desnudan en un juego de seducción sorprendente, en maxi collares realizados por El Mito de Gea, en novedosos pantalones cargo y, esta vez, en una paleta de color con tonos mucho más subidos que en otras ocasiones.

"Cada uno de nuestros vestidos tiene su historia, y hoy hemos quitado uno del desfile a última hora porque no lo teníamos claro". Brillante.

Nos cuentan (aunque la charla completa la podréis leer en un par de días, porque dio mucho de sí) que "cuando otros hacen lo que hacíamos nosotros antes, decidimos cambiar y hacer justo lo contrario, porque nosotros lo que queremos ver cuando revisamos el vídeo del desfile es la cara de sorpresa y emoción del público cuando pasan las modelos". Objetivo conseguido, Alvarno, siempre lográis dibujarnos una sonrisa y erizarnos la piel con vuestras colecciones.