mujerHoy

vivir

Tres cosas que no sabías del running

La norma número uno es respetar los tiempos de descanso entre sesiones de entrenamiento.

Una chica haciendo running.
Una chica haciendo running. adobe stock

Tengas la edad que tengas, debes ser precavido. Respeta los tiempos de descanso entre una sesión y otra y si tienes más de 45 años evita el ejercicio crónico de alta intensidad.

Cosas sobre el running:

  1. Correr puede prevenir algunas lesiones. Aunque el running tiene mala fama por causar lesiones más o menos graves, una nueva investigación sugiere que en algunos casos puede prevenir en lugar de empeorar ciertas lesiones. Entre ellas la inflamación de las articulaciones de la rodilla que mejoró en las personas que corrían 30 minutos diarios comparados con aquellos que llevaban una vida sedentaria. Aunque el estudio es pequeño es la primera evidencia de que correr podría tener un efecto protector sobre las articulaciones de la rodilla, al contrario de lo que se había creído. Algunos traumatólogos dudan de estos resultados y recuerdan que a algunas personas que corren no les sucede nada mientras otras desarrollan artritis a una edad relativamente joven. De momento recominedan a todos los corredores que respetan los tiempos de descanso entre sesiones de entrenamiento.
  2. Puede que no sea tan beneficioso para el cuerpo femenino. Las mujeres son el 57% de los runners y la tendencia es alcista. Pero los hombres y las mujeres no corren del mismo modo, y al parecer las mujeres se lesionan más que ellos. Stephen Messier, director del J.B. Snow Biomechanics Laboratory at de la universidad Wake Forest, sugiere que las mujeres tienen un arco del pie más profundo y corren apoyando más la punta del pie y que quizás esas diferencias implican un mayor riesgo de lesiones. Las mujeres suelen tener menos fortaleza en el torso y las caderas lo cual puede también facilitar las lesiones. En el lado bueno se señala que las mujeres tienen más grasa corporal lo cual es beneficiosos para almacenar energía y tener más resistencia en las carreras, además suelen ser más flexibles que los hombres, lo cual es beneficioso para los músculos. Ellas además son mejores que ellos manteniendo el ritmo en una carrera.
  3. Puedes correr incluso cuando seas mayor… pero solo hasta un punto. Como la popularidad del running crece muchas personas se estrenan en esta práctica ya mayores, muchos en la sexta década de la vida sin haberlo hecho nunca antes. Los científicos apuntan que no existe una edad a partir de la cual dejar de recomendar el running. Sin embargo, los traumatólogos recomiendan a los mayores de 45 que eviten el ejercicio crónico de alta intensidad, como las carreras de largas distancias porque el cuerpo ya no se recupera tan rápido como cuando es joven. Lo comprobaron en un estudio con corredores y sus parejas que no corrían, y aunque los corredores estaban más delgados y tenían las cifras de tensión más bajas que sus parejas, también tenían más placas en las arterias y un riesgo mayor de ataque cardiaco.

Además...

- Siete ideas para practicar running en verano sin sufrir

- Una sola (buena) carrera puede añadir siete horas más de vida

- ¿Cuánto cuesta ser runner?


Horóscopo