mujerHoy

vivir

Siete ideas para practicar running en verano sin sufrir

El horario, la hidratación, la protección de la piel y las prendas que utilices influyen en tu rendimiento.

Una pareja, practicando running.
Una pareja, practicando running. FOTOLIA

Si eres de las que sufre corriendo en verano, o bien todo lo contrario y no aguantas ni un día sin hacer ejercicio, tienes la operación bikini a medias o el gimnasio se te ha quedado pequeño, te damos las claves para que no abandones tu rutina de ejercicio, siguiendo los consejos de los expertos en fortalecimiento de suelo pélvico de KegelSmart by Intimina:

Levántate temprano

Madruga o conviértete en ave nocturna. Los golpes de calor son la consecuencia más directa de correr a pleno sol además de los calambres como resultado de una falta de hidratación de los músculos.

El consejo más útil y el primero a tener en cuenta. La excusa de "en verano no pienso madrugar" para no hacer ejercicio se ha acabado. Convierte en rutina enfundarte las deportivas a última hora justo después del último baño en la piscina y a correr.

No existe hora ni temperatura perfectas para practicar running. Debido a que nuestro cuerpo autorregula su temperatura, al hacer ejercicio el organismo incrementa la temperatura para sobrellevar el esfuerzo. Según un estudio realizado recientemente, la diferencia de rendimiento entre correr con calor y con temperaturas más frías está en torno al 13,65%.

Esto quiere decir que cuanta más temperatura haya fuera, más trabajo tendrá que realizar nuestro cuerpo para lograr regular su temperatura. Si la actividad dura mucho tiempo podemos llegar a consecuencias negativas como mareos, deshidratación o golpes de calor.

Siempre hidratada

Bebe continuamente o haz tu propia "ruta de las fuentes". Cuando corremos intentamos ir lo más ligeras posible, pero no llevar agua no es negociable, a no ser que conozcamos alguna "ruta secreta de las fuentes". Con el calor incrementa nuestra sudoración y por tanto la pérdida de líquido, lo que nos hace tener que reponer agua mucho más a menudo.

No es necesario que corras con la botella de agua en la mano. Existen nuevos y prácticos accesorios más glamourosos que llevar la botella de agua en la mano como cinturones portabotellas, bolsas adaptables a la cintura o incluso brazaletes diseñados específicamente para meter una botella de agua de 115 mL que te dejarán las manos libres sin tener que renunciar a la hidratación.

La protección de la piel, fundamental

Protegerte la piel ha de formar parte de tu rutina diaria antes de salir a correr. Un gran inconveniente a la hora de usar crema mientras se realiza ejercicio es el sudor, que nos obliga a volver a aplicar el producto cada pequeño intervalo de tiempo. Sin embargo, existen numerosas marcas y productos pensados para los deportistas que minimizan estos efectos y que además cuentan con propiedades especialmente diseñadas para los runners, como la rápida absorción y la posibilidad de aplicarlo sobre piel mojada.

Si además la crema es resistente al agua no habrá problema si te apetece echarte un buen chorro por la cabeza.

Cuidar tu estilo también importa

La protección solar facial no es suficiente cuando se trata de hacer ejercicio. La gorra, además de protegerte del sol, te ayudará a domar esos pelitos rebeldes que siempre se escapan de la coleta.

Las gafas, por su parte, te ayudarán a no sufrir molestias en los ojos y evitarán dolores de cabeza innecesarios.

Ejercita el suelo pélvico

Los deportes de impacto como el running debilitan el suelo pélvico de mujeres (y hombres!) pero en el caso de las mujeres se puede ejercitar fácilmente. Contar con una musculatura pélvica tonificada es esencial para la salud y el bienestar de la mujer en cualquier etapa de su vida ya que un suelo pélvico fuerte hace que las relaciones sexuales sean más satisfactorias y previene pérdidas de orina.

Evita el color negro

El color negro estiliza la figura, por lo que es uno de los tonos más empleados en las mallas de deporte, pero el color negro absorbe casi toda la radiación solar (90% a 98%).

Debido a la directa relación entre los colores y la temperatura, cuanto más oscuro sea un objeto, mayor calor absorberá. De esta forma la sensación de calor será mayor. El color blanco únicamente absorbe un 20% del calor ya que refleja casi todas las longitudes de onda.

Las ventajas del buen tiempo

El sol nos aporta vitamina D, que ayuda al cuerpo a absorber el calcio y a que nuestros huesos estén fuertes. Una correcta y moderada exposición contribuirá de forma positiva a nuestra salud.

Además, si estás entrenando para una maratón o triatlón, esta época el año te ayudará a mejorar la resistencia debido a que las condiciones meteorológicas son más extremas. Así que coge la botella de agua, échate protector solar y ¡a entrenar!.

La visión de una carrera que se acerca te ayudará a no bajar la guardia en tu rutina de deporte, y de esta forma nos veremos obligadas a seguir entrenando sin importar la temperatura.

Además, puedes aprovechar las vacaciones o una escapada de fin de semana para apuntarte a una carrera en una ciudad diferente a la tuya. Esta es una forma original y dinámica de viajar y conocer nuevos sitios.


Horóscopo