mujerHoy

vivir

Los beneficios de los juegos de mesa

Los juegos de mesa son ideales para esas tardes de lluvia cuando no se puede jugar al aire libre. ¿Te apuntas?

Familia disfrutando de una tarde de juegos.
Familia disfrutando de una tarde de juegos. fotolia

Con la bajada de las temperaturas y los atardeceres más tempranos, apetece quedarse en casa calentito los fines de semana. Las pantallas se hacen con el protagonismo del hogar y la mayoría de los planes de ocio giran en torno a ellas: una competición con algún videojuego deportivo recién estrenado, una película para todos los públicos… Sin embargo, los juegos de mesa son una elección divertida, familiar y con multitud de posibilidades.

Seguro que la mayoría de las lectoras tuvo en sus manos alguna vez la súper caja de ‘Juegos Reunidos’, con los tradicionales parchís, oca, la escalera, naipes... Actualmente hay tantos juegos como se puedan imaginar: basadas en el lenguaje, el cálculo, la memoria, habilidades motrices, velocidad, dibujo... Todos ellos con un amplísimo margen de edad que permite jugar a todos los miembros de la familia en torno a una mesa mirándose unos a otros.

Si hace mucho que no lo haces, rebusca en el armario familiar y rescata alguno de tus juegos de infancia. Seguro que pasáis un rato estupendo repleto de risas.

Cosas que debes saber:

  1. Comprensión y aceptación de las normas: Para empezar, todos los juegos de mesa tienen una serie de normas que los niños deben conocer y tener claras. Una vez las han entendido, han de aceptarlas para participar y no sufrir rabietas durante el desarrollo del juego. Los niños comprenden que existen unas pautas establecidas que hay que respetar, igual que sucede en la mayoría de los aspectos de la vida.
  2. Ganar y perder: En cada partida ganará un miembro diferente de la familia, lo que hace que los niños aprendan de forma bien sencilla tanto a ganar como a perder. Así desarrollan mayor tolerancia a la frustración en un entorno seguro donde perder no acarrea consecuencias negativas reales. Así la aceptación de la derrota y el deseo de superación son parte intrínseca de este tipo de planteamientos.
  3. Trabajo en equipo: Hay numerosas propuestas en las que se participa por equipos o por parejas. Con este tipo de planteamientos se aprende el valor del trabajo en equipo y de cooperación para lograr los objetivos.
  4. Decisiones y consecuencias: Durante el juego el niño debe adoptar sus propias decisiones y asumir las consecuencias que acarren, por lo tanto, favorece la elección consciente y consecuente.
  5. Desarrollo cognitivo: Los números, las letras, la estrategia, el dibujo, la memoria, la deducción… Todos ellos son protagonistas de la mayoría de los juegos de mesa, por lo que propicia el desarrollo de capacidades cognitivas de una forma lúdica y casi imperceptible para ellos.
  6. Creación de opciones y resolución de problemas: Los juegos de mesa plantean disyuntivas en las que los niños deben plantearse los diferentes caminos por los que discurrir y cuál será el resultado de tomar cada uno de ellos. Favorecen por tanto la capacidad de abstracción y de resolución de problemas de modo natural e instintivo.
  7. Personalidad: Además de todos los beneficios ya enumerados, ayudan al desarrollo de algunos aspectos de la personalidad bien interesantes como la paciencia, la concentración, la capacidad deductiva o la lógica.

    También te interesa...

    - Juegos de mesa para regalar esta Navidad

    - Esto no es un juego