mujerHoy

vivir

Lucía Pariente: "Kiko me dio un trato vejatorio"

Lucía explicó que sus insultos se desataron cuando le pidió de rodillas a Kiko salir de la casita del árbol y este se negó a pesar de que estaba llena de picaduras

Lucia Pariente durante una gala de 'Supervivientes'.
Lucia Pariente durante una gala de 'Supervivientes'. gtres

Ayer hubo un intento de tocata y fuga: Lucía Pariente, madre de Alba Carrillo, estaba esperando en la sala VIP de Telecinco a ser entrevistada por Sandra Barneda. El encuentro se preveía calentito: los insultos de Lucía a Kiko durante su semana de fantasma en Honduras tenían a todos los colaboradores con los cuchillos preparados. Quizá adelantándose al escarnio, al escuchar que Nagore Robles llamaba a su hija "esquizofrénica", Pariente decidió quitarse el micrófono y fugarse de la cadena. Sandra Barneda no daba crédito a que una invitada la dejara colgada con el programa en marcha. Lo nunca visto.

"No la veo tremendamente enfadada en el lenguaje no verbal como para coger e irse", reconocía Barneda al ver las imágenes sin audio de su espantada. "Están tratando de tranquilizarla para que no se vaya, pero yo es que ya no sé si quiero que venga. Creo sinceramente que no se comportó bien, que hizo un papelón tremendo mientras Kiko se comportó como un señor. Me hubiera encantado ver esas imágenes con ella y saber lo que piensa del espectáculo bochornoso que dio, pero que se levante y se vaya me parece una marranada. Como luego haga un "Lecturas" o un no sé qué, todavía me voy a enfadar más. Porque, claro, como aquí no se pasa por caja...".

En plató, los colaboradores comentaban que la huida parecía más una estrategia para hacerse más platós, que un enfado real. En su opinión, los desmanes de Lucía Pariente están calculadamente premeditados para llamar la atención. Incluso se barajó la teoría de que Pariente tendría cierta rabia interior y algo de envidia al ver el concurso que su hija Alba había logrado finalmente hacer sin su presencia en Honduras. "Ha entendido muy rápidamente lo que es esto de la televisión", reconoció Isabel Rábago. "Es lícito buscar platós, pero marcharse así es una falta de respeto. Creo que lo que le pasa es que Alba está a punto de salir y eso significa que la estrella de mamá se va a apagar. De hecho, ya ha comentado que cuando llegue a España va a tener que pedirle permiso para seguir haciendo platós".

Al final, la dirección del programa logró convencerla para hablar brevemente desde la sala VIP, sin llegar a entrar en plató. Lucía pudo explicar que sus insultos se desataron cuando le pidió de rodillas a Kiko salir de la casita del árbol y este se negó a pesar de que estaba llena de picaduras y necesitaba curarlas con la sal del mar. Sandra, sin embargo, le dijo que nada podía justificar sus desmanes. "No se me fue la olla y no pienso pedirle perdón", le contestaba Lucía. "Insisto en que Kiko es un niñato de mierda. Me dio una trato vejatorio".

"Vengo un poco cansada de que se juzgue sin saber", se justificó Lucía. "Yo he ido a Honduras a aprovechar la oportunidad que me dio la productora porque quería ser feliz, hacer el concurso que tuve que haber hecho en mi momento. Desde que pisé Honduras sentí la emoción a flor de piel. ¡Solo tenía una semana! Estaba muy emocionada. Pero cuando empecé a pescar comenzaron los problemas. De verdad que no llevaba nada preconcebido. Lo único que llevaba en la maleta era mi emoción. Cuando llegué le dije a Kiko que lo único que quería era disfrutar esa semana y se lo dije de corazón".

Te interesa:

- Alba Carrillo vuelve y se merienda 'Supervivientes'

- Alba Carrillo: "Me voy. Supervivientes a la mierda"


Horóscopo