mujerHoy

vivir

Las intenciones solidarias de Angelina Jolie, bajo sospecha

Angelina Jolie supuestamente colaboró con el ejército camboyano, que viola los derechos y es abusivo, para su última película.

Angelina Jolie.
Angelina Jolie. gtres

Hace años que Angelina Jolie es mucho más que una estrella de Hollywood y una directora de cine. De hecho, su intensa labor solidaria y especialmente su batalla contra la violencia sexual que las mujeres sufren durante los conflictos armados la convirtieron primero en Embajadora de la ONU y, más tarde, en Enviada Especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Por eso sorprenden tanto las acusaciones que acaban de salir a a luz sobre sus métodos en la producción cinematográfica.

Aunque esta semana se han revelado algunos detalles sobre cómo su director de casting reclutó a la niña protagonista de 'Primero mataron a mi padre', una película sobre el genocidio camboyano, lo más grave ha sido el comentario de Brad Adams, director de la división asiática de la ONG Human Rights Watch, sobre el rodaje de la cinta. Según 'Vanity Fair', el país se volcó con el equipo y el gobierno permitió rodar en zonas remotas y hasta cedió 500 oficiales de su armada para interpretar a los Jemeres Rojos, soldados perpetradores de horribles matanzas. Para Adams, podríamos estar ante un caso injustificado de colaboración con un gobierno que no respeta los Derechos Humanos.

"Es normal pedir permiso al gobierno para rodar y contribuir a la economía local, y hasta se sobreentiende que han de existir encuentros con oficiales del gobierno", ha explicado Adams. "Sin embargo, tienes que asegurarte de que no empoderas, legitimas o pagas a la gente equivocada. Y trabajar con la armada camboyana es una zona prohibida, un lugar de bandera roja, un terrible error. Se trata de un ejército que básicamente es fuerza de ocupación de un dictador, que es usado para eliminar a activistas medioambientales. Todo por lo que ella lucha es justo lo opuesto a lo que representa este gobierno".

"No está claro si ella entiende que no está claro si a ella le importa realmente lo que defiende", sostiene el directivo de Human Rights Watch. Adams señala que es de dominio público que el Primer Ministro de Camboya, Hun Sen, es un dictador que tiene un récord de muertes, encarcelamientos, tortura y exilio de sus oponentes políticos, mientras que el Ministro de Defensa fue él mismo miembro de los Jemeres Rojos. "Su película narra los horrores cometidos por los Jemeres Rojos, y aún así ella trata con un ex miembro de los Jemeres, aparentemente sin posicionarse críticamente sobre el asunto".


Horóscopo