mujerHoy

vivir

Ivanka no lo está pasando bien en la Casa Blanca

Donald Trump pone en evidencia la inutilidad de su hija, e Ivanka se manifiesta en Twitter

Ivanka Trump en una conferencia en Berlín.
Ivanka Trump en una conferencia en Berlín. Getty

Hubo quien pensó que Ivanka Trump, el ojito derecho de su padre, el Presidente de los Estados Unidos, sería capaz de atemperar los radicalismos marca de la casa. Sin embargo, cada vez es más evidente que su papel es meramente decorativo. A veces, incluso menos. Consciente o inconscientemente, su padre no hace más que poner en evidencia su inutilidad: mientras Ivanka se manifestaba como una aliada de la comunidad LGTBI en su Twitter, Donald anunciaba al mundo que prohibía a los transexuales formar parte del ejército. Su hija se enteró, como casi todo el mundo, por las noticias.

Tras la pista de la frustración de Ivanka Trump, quien en sus perfiles sociales se define como una activista por la educación y empoderamiento de mujeres y niñas, la web especializada 'Político' ha hablado con distintos amigos suyos para tantear su situación. Conclusión: Ivanka no está contenta. R. Coury Hay, amigo de la familia, afirma que "está haciendo lo que puede. Es poco realista, injusto y cruel esperar que ella sola cambie la política sobre cambio climático en seis meses". Otros testimonios que han preferido mantener el anonimato no son tan compasivos.

Un conocido del mundo social neoyorquino que suele alternar con la 'jet set' de la Gran Manzana ha explicado de la siguiente manera el papel que tuvo y que hoy tiene el matrimonio formado por Ivanka Trump y Jared Kushner. "Todo el mundo sabía que el padre de Jared era un delincuente y el de Ivanka, un bufón. Lo dejamos pasar porque ellos parecían distintos, muy sofisticados y presentables, y totalmente independientes de su familia. Fueron aceptados a pesar de sus padres. Ahora, se han asimilado a ellos". Tremendo.


Horóscopo