mujerHoy

vivir

Cómo puedo saber si estamos al borde de la ruptura: señales y soluciones

El deseo sexual, la intimidad y los proyectos en común son los pilares sobre los que se sustenta una pareja.

Paula Echevarría y David Bustamante, en una imagen de archivo.
Paula Echevarría y David Bustamante, en una imagen de archivo. GTRES

Llegar al trabajo y pasarse horas leyendo emails, apuntarse al gimnasio, decir adiós a las terrazas, guardar el bikini y las cremas solares… y las rupturas. Son algunos de los escenarios que encontramos al volver a la rutina tras las vacaciones.

Según el INE, España es el tercer país de la UE donde más han aumentado los divorcios en la última década. Cada pareja es un mundo y no se puede generalizar, aunque tal y como explica Arantza Pérez Mijares, especialista en relaciones de pareja de Doctoralia, «es un hecho que más del 30% de las parejas que se separan a lo largo de un año toman esa decisión tras las vacaciones». A la hora de conocer las señales que indican riesgo de ruptura, la experta parte de la base de que una pareja se caracteriza por tres cosas: el deseo sexual, la intimidad y los proyectos en común. Cuando esos tres pilares se tambalean, la relación también. Así, estos serían, a su juicio, signos peligrosos:

  • Si ya no te interesa el sexo con tu pareja.
  • Si no tienes ganas de esa intimidad que antes teníais, donde compartíais momentos bonitos y de calidad, donde os reíais por cualquier cosa.
  • Si no tenéis apenas planes de futuro juntos, o estos planes no coinciden.
  • Si prefieres quedar con tus amigos a todas horas en lugar de estar con tu pareja.
  • Si ya no te diviertes.
  • Si tienes la sensación de que os pasáis la vida discutiendo.
  • Si empieza a aparecer el fantasma de los celos.
  • Si te sientes desmotivada en pareja.
  • Si no paras de pensar que tal vez estarías mejor sola.
  • Si te molestan más cosas de las que te gustan.

Eso sí, tal como aclara la psicóloga no se puede determinar que un problema es o no insalvable. Lo que sí que nos encontramos son parejas que no consiguen superar sus problemas. «No hay problema lo suficientemente grave que no pueda superar una pareja, si tiene amor y ganas de hacer el esfuerzo por recuperarla», explica.

"No hay problema tan grave que no pueda superar una pareja, si tiene amor"

A veces creemos que una infidelidad, por ejemplo, es algo insalvable, pero la experiencia de la terapeuta revela que no es así. "Pero tiene que haber amor y, sobre todo, muchas ganas de resolver los problemas y ganas de presentar batalla ante las dificultades", matiza.

La reconstrucción, siempre en pareja

A la hora de intentar reconstruir una relación cuando se ha estado al borde de la ruptura, la experta apuesta por trabajar de forma conjunta pues, a su juicio, es muy difícil hacerlo desde el ámbito individual. Estos serían los pasos que habría que seguir:

  1. Lo primero que una pareja tiene que hacer es determinar si están de acuerdo en reconstruir la pareja. Ambos tienen que estar de acuerdo y remar en la misma dirección.
  2. Dejar de competir el uno contra el otro y comunicarse de forma eficaz. Eso significa hablar claro y dejar de lado las ironías. Pero con filtro. No debemos decir todo lo que se nos pasa por la cabeza. Podemos hacer daño. Vamos a dejar de lado las descalificaciones al otro y los términos absolutos ("Tu siempre", "yo nunca"…), que no aportan nada y, además, no son verdad.
  3. Aprende a escuchar a tu pareja, empatiza con ella, intenta ponerte en sus zapatos, no te defiendas ni te excuses. No vale tampoco el decir: ”Es que yo hago esto porque tú haces lo otro”: eso no construye y ahora se trata de construir.
  4. No temas pedir perdón por lo que sea que se haya hecho y esté mal o haya dañado a tu pareja.
  5. Aprende a perdonar los errores de tu pareja. No vale de nada el rencor, ni pasar factura. Recuerda: estamos construyendo.
  6. agradecida por las cosas buenas que tu pareja tiene, eso le va a aportar seguridad en sí misma y confianza en ti.
  7. Reforzad vuestros vínculos, haciendo aquellas cosas que siempre os han hecho felices y que os han divertido tanto.
  8. Aprende a ser flexible. La pareja no es una entidad total en la que todos sus miembros piensan y actúan a una. A veces pensamos distinto: eso es bueno porque da riqueza a la pareja y la hace crecer.
  9. Aporta calidez a vuestra relación. Acercaos, acariciaos, tumbaos desnudos, sin más finalidad que la de estar el uno junto al otro. No pierdas la ocasión para hacer un cariño a tu pareja. Una caricia, un beso. Siempre hay tiempo.
  10. No tengáis prisa por recuperar la pareja. Daos el tiempo suficiente. No forcéis las cosas. Tomad compromisos e id avanzando poco a poco. Aquí hay que ser lentos pero seguros.


Horóscopo