mujerHoy

celebrities

Gigi y Bella Hadid, dos modelos con pies de barro

¿Tienen demasiadas curvas o están muy delgadas? ¿Se les exige lo mismo que a las demás en los desfiles o basan sus carreras en las redes sociales? La polémica, con ellas, no ha hecho más que empezar.

Gigi y Bella Hadid en la presentación del VSFS.
Gigi y Bella Hadid en la presentación del VSFS.

Han vuelto a demostrar en la semana de la moda de París que son las nuevas reinas de la pasarela. Lo han conseguido, además, en un tiempo récord y con dos carreras, y dos vidas, no exentas de polémica.

La última de Gigi, hermana mayor y más cotizada, ha sido la foto en Snapchat junto a su novio, Zayn Malik. Ambos aparecen en la cama: muy jóvenes, muy guapos, felices. Desprenden una sensación de paz y plenitud como si acabaran de consumar su amor. Días antes, ella protagonizó la portada del Vogue saudí. Se trataba de un número histórico, el primero, y Gigi posaba con un hiyab de lujo. Esta prenda no es un complemente de moda, le han dicho algunos. Otros la han acusado de presumir de sus raíces árabes –su padre es palestino– solo cuando le interesa y nunca para implicarse en los problemas que sufre el país.

Bella lleva una temporada más tranquilita. En el último mes ‘solo’ ha dejado uno de sus pechos al aire al bajar de un coche. No la culpemos. El vestido de cuero que llevaba esa noche de juerga con su amiga Kendall Jenner era muy arriesgado. Además, se ha portado de maravilla al coincidir en París con su ex, el cantante The Weeknd, y Selena Gómez, nueva pareja de él. En un desfile hasta tuvo que recorrer la pasarela mientras su antiguo amor cantaba.

Lo que nadie duda es que ambas, junto a Kendall Jenner, están redefiniendo el negocio. Ya lo dijo Rebecca Romijn, estrella en los 90: "Es muy frustrante. Conozco a mucha gente de la moda que no puede soportarlo. Odian que todas esas estrellas de las redes sociales sean ahora supermodelos. Ellas no son supermodelos".

Las supermodelos son algo del pasado"

Coincidió en esta opinión con otra de las grandes, Stephanie Seymour, al asegurar: "Las supermodelos son algo del pasado. Las nuevas son chicas guapas y las apoyo, pero necesitan su propio título". Siguieron tirándole de la lengua, le preguntaron cómo podrían llamarlas y, entre risas, respondió: "¡Las zorras del momento!".

La española Blanca Padilla, compañera suya en Victoria’s Secret, denunció que las exigencias respecto al físico cambiaban para ellas: "Si yo no estoy perfecta no trabajo, Gigi, sí". Explicó también cómo las redes sociales y sus millones de seguidores jugaban a su favor: "Hay modelos muy buenas pero como no saben usar las redes no desfilan tanto".

Petición de trabajo por carta

Y, en efecto, Gigi llegó a Victoria’s Secret por petición de su ejército de fans. Eso fue en 2015, cuando su físico tenía muchas más curvas. "Sí, tengo tetas. Tengo abdominales, tengo culo, tengo muslos, pero no estoy pidiendo un trato especial", escribió en una famosa carta. El año siguiente, 2016, ya era todo muy distinto y Gigi tuvo que justificarse de lo contrario: su extrema delgadez. Dijo que tenía un problema de tiroides.

Bella fue cuestionada por el mismo motivo cuando fichó como imagen de una marca de artículos deportivos y admitió que quizá se le había ido la mano con sus tres horas de entrenamiento diario. "Quiero tetas y quiero que vuelva mi culo, pero no es mi culpa. Mi peso fluctúa", aseguró a People. Aunque su gran cambio es la nariz. Basta ver imágenes antiguas. Un amigo de ella explicó a la revista Star lo que había pasado: "Bella siempre se ha sentido muy insegura, pero eso se disparó cuando Gigi empezó a trabajar com modelo". ¿Cómo lo solucionó? "Cogió la tarjeta de crédito de su padre, fue a la ciudad y ahora está prácticamente irreconocible".

Y prepárense porque aun falta un hermano, Anwar. Tiene 17 años, mide 1,85 y ya ha fichado por la misma agencia que Gigi y Bella.

Seguro que también te interesa...

La pelea entre Selena Gomez y Bella Hadid por The Weeknd

Gigi y Bella Hadid protestan contra el veto musulmán de Trump

Horóscopo