mujerHoy

celebrities

Así ha sido la final de Eurovisión

Baladas, rock, ópera bipolar, el pop y, sobre todo, muchos guiños étnicos.

Manel Navarro subió al escenario en el puesto 16.
Manel Navarro subió al escenario en el puesto 16. GTRES

Este año, Kiev se lo ha puesto difícil a las representaciones porque el Festival contaba con un escenario enorme que –en la mayoría de los casos– ha quedado un tanto desangelado. Los fondos funcionaron bien, aunque se les ha sacado poco partido y, dadas las limitaciones del número de artistas que participan en cada actuación, la realización se ha visto condenada a pasar de los planos generales a primerísimos planos sin poder recurrir a muchos planos medios. De hecho, la realización de esta edición no va a pasar a la historia, desde luego.

El decorado no ha sido lo más acertado y, además, se ha abusado de recursos ya agotados, como el fuego y el humo. Por no hablar de los 50 segundos de pirotecnia –todo un récord– para Dinamarca, que ha resultado un derroche innecesario. O el barroquismo excesivo de efectos y mascletá dorada para el Reino Unido. La apuesta visual de Noruega ha sido, posiblemente, la más vanguardista de todas. Y una de las más elegantes, la de Bulgaria, jugando con el blanco y negro.

Aunque el lema de esta edición era “la diversidad”, resulta paradójico que sea la primera vez que tres hombres hayan actuado como presentadores sin contar con una mujer. Al menos la diversidad se ha visto en los artistas y en la selección musical, que han tocado todos los palos, desde las baladas (Bélgica, Francia, Portugal) al rock (Ucrania), pasando por la ópera bipolar (Croacia), el pop (Israel, España, Holanda, Suecia) y muchos guiños étnicos (Bielorrusia, Armenia, Hungría, Rumanía), tal vez lo más atractivo para un certamen que representa todo un continente trufado de idiomas y culturas. Ah, por cierto, no nos olvidemos de los animales: el gorila de Italia, el caballo de Azerbayán en una performance-tecno –inusual en el concurso– y el gallo de Manel Navarro. Como para olvidarlos. Una curiosidad, la alemana ha sido la tercera en cantar descalza en Eurovisión: la primera fue Sandie Shaw; la segunda, Remedios Amaya… La pobre.

Seguro que también te interesa...

Las favoritas para hacerse con el triunfo en Eurovisión 2017

Manel Navarro: “Mis canciones favoritas son las de Suecia y Moldavia”

Los estilismos más impactantes de Eurovisión 2017


Horóscopo